44

El Camino de Santiago aceleró mi aprendizaje en Platzi

50430Puntos

hace 5 años

Todos conocemos la expresión “vísteme despacio que tengo prisa” pero no experimentamos la sabiduría que contiene. Yo creía que sí, hasta que me fui 10 días al norte de España a caminar. A recorrer a pie el tramo costero de Santander a Oviedo del Camino de Santiago.

Al reflexionar sobre lo vivido, caí en la cuenta del tiempo que pierdo haciendo tantas cosas sin apenas avanzar.

Lo que más me impactó en mi primera experiencia del Camino, recorriendo 25-35 kms diarios, es que puedes pasarte 10 días caminando, observando paisajes maravillosos, sin pensar en nada. Y cuando digo nada, lo digo literal. NADA. Sólo caminar y observar… y NO perder de vista la flecha amarilla que te indica que vas en la dirección correcta. Si la pierdes te expones a hacer unos cuantos kms de más y eso cuando acumulas kms en las piernas, como que no apetece.

Nada más regresar a Barcelona, retomé mi aprendizaje en Platzi. Me encanta estudiar en Platzi: a cualquier hora, en cualquier lugar. A mi modo.

Con todo, durante este último año sentía que si bien estaba aprendiendo y disfrutando, no lo hacía al ritmo que lo deseaba. Recorría los cursos, los visualizaba, tomaba notas, usaba Trello, escuchaba y compartía con la comunidad, pero no avanzaba como quería. Mucho ruido y pocas nueces: apenas aplicaba lo aprendido.

Deseo ser programadora a mis 46 años. Aprender frontend, backend, base de datos, servidores, diseño, UX, y un larguísimo etc. Pero cuanto más rápido he querido avanzar, más trabada me he sentido. Cuanto más corro, menos retengo. Hasta ahora.

walking.mons.png

La segunda sorpresa que me llevé del Camino es que en el aeropuerto de regreso a casa pensé y decidí las cosas que quería pensar durante el camino en menos de 30 minutos y sentí mi mente muy clara. Tantos días sin pensar me habían regalado FOCO.

Cuando vas a un territorio que no conoces, haces una ruta que otros recorrieron antes y señalizaron para que el que fuera detrás no se perdiera.

A ti (a mi) nos toca decidir, entre los destinos posibles, el que más nos apetece. Conviene, cuando no conocemos el terreno, seguir las marcas de los que antes se trabajaron la complejidad. Si somos [email protected], haremos eso mismo por otros. Creando cosas y rutas increíblemente bellas.

Aprendí bien por qué una ruta se divide en etapas. Porqué las etapas se dividen en tramos. Y porqué las etapas son de x o y kms, no por capricho, sino para que tus piernas y las de medio mundo los puedan asumir. Y que los albergues del camino están para tu descanso y para compartir, si apetece, con otros peregrinos y enriquecernos juntos. Y luego seguir. Cada cual a su ritmo. Que ir al ritmo de otro siempre es cansancio de más o lesión y abandono.

Hoy uso Trello como las flechas del Camino. Marco cada concepto, apartado, bloque -la estructura que Platzi siempre nos da al inicio de un curso- como esas flechas amarillas que no he de perder de vista. Ya no se me ocurre avanzar rápido a buscarlas tres pueblos más adelante si todavía no he visto, retenido y aplicado, la que tengo delante. Me ahorro esos kilómetros de más vistiéndome despacio.
Llevo prisa.

Feliz camino a todos, Comunidad.

Mons (Montserrat) Avellaneda

Mon
Mon
mon_avellaneda

50430Puntos

hace 5 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
1
26840Puntos

Sigue caminando Mon!!