fcbk
Conéctate con TwitterConéctate con Facebook
24

Cómo diseñar aplicaciones que enamoran

99Puntos

hace 2 meses

Hay 2 tipos de aplicaciones o productos digitales instalados en nuestros dispositivos: los que toleramos y usamos por necesidad y los que disfrutamos. No tiene nada que ver si el objetivo es laboral, social o diversión. La diferencia está en la conexión emocional que puede lograr y el elemento común de todas las aplicaciones que amamos son las microinteracciones.

Las microinteraciones son la diferencia entre un producto que las personas usan y uno que las personas aman.

Las microinteracciones son los pequeños detalles que ayudan al usuario a completar una tarea muy puntual. El corazón sobre la foto en Instagram cuando le damos like, la vibración del teléfono cuando lo silenciamos, el borde rojo en un campo de texto cuando quedó incorrecto. Todas estas son microinteracciones y son la clave para enganchar al usuario con nuestro producto.

El poder y la razón de su éxito es que hacen más humana nuestra interacción con máquinas, bien implementadas dotan de emociones y empatía los productos digitales.

¿Nuestro producto está listo para las microinteracciones?

De nada sirve que pensemos en feedback, animaciones o validaciones que enamoren a nuestros usuarios si no tenemos bases sólidas en aspectos más fundamentales de nuestro pro[ducto.

La adaptación de piramide de Maslow que hizo Aaron Walter en Mailchimp es la mejor forma de saber si nuestro producto o funcionalidad está lista para pensar en microinteracciones. Hagámos el checklist:

figure-maslow-hierarchy.jpg

Funcional

¿Nuestro producto resuelve una necesidad real? Tener un MVP para validar público y/o mercado es la base.

Confiable

¿Nuestro producto responde adecuada y consistentemente? Las decisiones técnicas y el desarrollo son los mayores responsable garantizar esta capa.

Usable

¿Nuestro producto es fácil de entender y usar? Los Patrones de diseño, UI consistente y arquitectura clara son los principales elementos a tener en cuenta aquí.

Con esto resuelto ya estaríamos listos para hacer nuestro producto “Deleitable” diseñando microinteracciones

¿En dónde tiene sentido hacer microinteracciones?

Estos son las acciones y momentos dónde podemos aprovechar mejor las capacidades de una microinteracción:

Destacar cambios

Cuando hay nueva información que es relevante para el usuario: Notificaciones, actualizaciones, etc.

Reducir el esfuerzo

Hay tareas desgastantes o poco interesantes para un usuario cómo llenar formularios o entregar información. Las sugerencias y autocompletados ayudan a reducir la fricción.

Feedback

Comunicar el estado y resultado de un proceso es fundamental para mantener al usuario interesado. Son las microinteracciones más comunes y las vemos en forma de loaders, animaciones y mensajes oportunos.

Validación

Acompañar y asegurarnos de que el usuario complete una tarea no es tarea fácil y evitar la frustración es nuestra responsabilidad cómo diseñadores.

¿Cómo defino una microinteracción?

Dan Saffer en su libro “Diseñando con Detalles” propone una metodología para qué una microinteracción cumpla su objetivo

structure_diagram_big.png

1. Disparador

¿Qué inicia la acción? Puede ser un disparador manual cómo hacer click en un botón o automático cuando se cumple cierta condición cómo recibir un nuevo mail o mensaje.

2. Reglas

Cuáles son las reglas que definen una microinteracción. Qué sucede y qué orden. Las reglas deben ser tan simples y concretas como sea posible. Por ejemplo: Si llega un mail y no es identificado como spam aparecerá en mi bandeja de entrada en la primera posición.

3. Feedback

Las reglas son de cierto modo invisibles para el usuario por lo tanto es importante informar al usuario de lo que sucede. Por ejemplo: Ese primer item aparece con un fondo de X color y con determinada animación.

4. Loops and modes

Esta microinteracción, ¿se comporta igual siempre? ¿Qué sucede si hay un mail más importante que otro, tal vez valga la pena diferenciarlos con una estrella o con un color diferente? ¿Qué pasa si la acción es muy recurrente? Seguramente pierda relevancia y se vuelva molesta si mantiene el mismo comportamiento.

Ahora que tenemos la receta para diseñar productos que enamoran recordemos el ingrediente principal de los tacos: la mesura.

Carlos
Carlos