1

Tómate el chiste en serio y haz lo que amas

4565Puntos

hace 6 años

Mike Nieva, del team Platzi, es el encargado de presentar a Andrea, cuyo nombre artístico es Manchita. Ella deja bien claro de entrada:
No vengo a hacer standup, vengo a hablarles de mi historia ¡esta soy yo!
Ese grito de autenticidad es el que que se gana al haberse parado una y otra vez a hacer horas de entrenamiento ante un micrófono (aún con amigos que se escondían a metros de distancia para no avergonzarse de ella en el pasado). La comedia es un oficio ciertamente difícil, afirma esta reconocida comediante mexicana.
En una comedia la reacción de la gente es o no es, o se ríen o fallas... y todo esto en tiempo real. La reacción de la gente ante comedia no puede ser fingida".
No en vano la comedia fue un arte exaltado y practicado por los griegos. Y salirse del molde de la ocupación común de una mujer e intentar conectar con eso que en la gente exalta el espíritu y produce risas, más que un parto sufrido que hace que te quieras rasgar las vestiduras, ha sido un viaje de sorpresas, aprendizajes y conexiones con personas interesantes que la han llevado a la creación de proyectos, y a la promoción de una verdadera transformación cultural en su natal México. Por supuesto que en algún punto tuvo a su mamá diciéndole: ¿y por qué no escoges poesía? ¿no es una ocupación más noble si lo que intentas es fracasar? Pero a pesar de su profundo gusto por Baudelaire, decidió tomarse el chiste en serio y subir a un open mic, desarrollar un espectáculo en torno al humor local, un humor cortante y directo, descarnado quizás, capaz de arrancar carcajadas.
Lo que te dice todo el mundo: ¿pero si te va a dar para comer? Hay que tener ovarios para arriesgarse a hacer lo que amas y disfrutar, por sobre todo, eso a lo que te dedicas.
Hoy Andrea cumple tres años de subirse por primera vez a un escenario, desde cuando la comedia en México era un lugar baldío en el que había tan solo un sitio de prueba para comediantes. El progreso se demuestra en uno de los proyectos de Andrea, El Estrógeno Fest, que reúne solo a mujeres comediantes y sucede cada 28 días. Cuando logró sus primeros éxitos su carrera tomó tracción, ya que después de la primera vez que logras tu objetivo, quieres que se repita una y otra vez. Haces que vuelva a suceder y que sea cada vez más grande. Entonces comenzó a ir a bares, a escandalizar a diestra y siniestra, hasta en la T.V. Y como toda una dama creció y entró a escenarios más importantes, aunque no todo fue color de rosa:
Me puse los tacones que me quedaban grandes y no llegó nadie.
Sin embargo nunca desistió. Aunque todo esto suena fancy, más que fortuna generó mucha exposición sin paga:
La gente que hace lo que le gusta tiende a trabajar gratis. Como lo demostró el reclutamiento de la expedición Shackleton a la Antártida: nos regalamos por gusto a cambio de ganar reconocimiento y honor en caso de tener éxito. Y pues si no la logramos... nadie se va a enterar. Aunque a veces no hay dinero no hay nada mejor que pasártela de guevos en tu trabajo.
Entró a la comedia por considerarlo un arte noble y entretenido, y se quedó al aprender la maravillosa habilidad de la resiliencia: aprender a lidiar con la frustración, una lección que no le había enseñado ni siquiera su carrera en publicidad.

Tres consejos para hacer lo mejor con lo que te gusta:

  1. Reunirte con la gente correcta: que sea interesante, con la que compartas lo que te apasiona.
  2. Perder miedo al ridículo.
  3. Chambear(trabajar) un montón: tienes que hacer 10.000 horas de escenario antes de encontrar tu voz, haz horas de vuelo.
Y lo mejor, independientemente del resultado, Andrea nos deja esta frase, que es un imperativo categórico, muy al estilo del filósofo Immanuel Kant:
Actúa siempre de manera tal que te dé orgullo lo que haces.
Carolina
Carolina
CaroBR

4565Puntos

hace 6 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
1
2900Puntos

Gracias por este artículo Carolina, creo que lo más importante siempre será trabajar y trabajar: aprender de los errores y desarrollar una fuerte disposición o capacidad de resilencia.