Te damos la bienvenida al curso

1/11
Recursos
Transcripción

Existen muchas razones para aprender inglés y debemos recordar que este se volvió un requisito para triunfar en el mundo globalizado.

¿Qué aprenderás?

Los temas que encontrarás en este curso son:

  • Por qué aprender inglés
  • Cómo aprender inglés de forma efectiva
  • Qué hay detrás de los mitos del aprendizaje del inglés
  • Cómo Identificar el rol de profesor y estudiante
  • La clave para obtener un aprendizaje significativo
  • Estrategias para mejorar tus habilidades comunicativas
  • Los distintos recursos que tienes a tu alcance
  • Cómo evaluar tus competencias, tu misma o tu mismo
  • Cómo se mide el inglés a través de estándares internacionales

Let’s go to the next class! /¡Vamos a la siguiente clase!

Aportes 413

Preguntas 47

Ordenar por:

¿Quieres ver más aportes, preguntas y respuestas de la comunidad? Crea una cuenta o inicia sesión.

HOLA, LES COMPARTO MIS RECURSOS PARA APRENDER Y MEJORAR TUS SKILLS DE LISTENING, WRITING, SPEAKING Y READING EN INGLÉS
PÁGINAS WEB DE UTILIDAD:
Stephen Krashen Lingüista e investigador educativo que contribuyo en los campos de adquisición de un segundo idioma, educación bilingüe y lectura. Recomiendo que lean alguno de sus libros o artículos de investigación, aprenderás como se debería adquirir un idioma de manera efectiva y no morir en el intento xd.
Refold: La mejor guía paso a paso para adquirir un idioma, Opinión personal.

DeePl translator: Un buen traductor de idiomas (opinión personal, es mejor que google translator)
Reverso Context: Traduce y aprende millones de palabras y expresiones.
Reverso Conjugation: English verb conjugation, irregular verbs.

Forvo: Buena página para mejorar tu pronunciación las palabras en inglés u otro idioma.
Learn A Language: juegos y actividades gratuitas para aprender idiomas.

APLICACIONES MÓVILES:
Tandem: Una de las mejores aplicaciones de intercambio de idiomas, puedes encontrar hablantes nativos del idioma que quieres aprender (inglés en este caso) para que puedas mejorar tus habilidades activas de habla y escritura.
Verbos en Inglés:
Drops:
Infiniti English:
Duolingo: App muy conocida y muy buena para principiantes.
Busuu: Opinión personal, es un poquito mejor que Duolingo.

LIBROS:
Assimil: Learn American English for Spanish speakers:

Short Stories: in English for Beginners:

CANALES DE YOUTUBE:
Learn English With TV Series:
Mr. Salas: Enseña el método del imput comprensible que esta basado en las investigaciones y publicaciones del lingüista Stephen Krashen (para mí el mejor método para aprender un idioma si no te gusta la gramática), complementa tus estudios con los cursos de inglés de Platzi y estos recursos, dominarás el idioma que te propongas aprender, NUNCA PARES DE APRENDER o ESTUDIA VAGO XD.
BBC learning English:
English with Lucy:
The English Couch:
English Jade:

Me encanta que platzi vaya actualizando sus cursos, y sobre todo que se da importancia al inglés

Ufff es el mejor intro para un curso de Platzi que he visto. Super motivador

OMG! See my teachers here, all of them, it is very motivational… Thanks for this introduction. Thanks so much…

oh. no entendía porque no podía acceder, ahora ya entendí, valió la pena la espera. 😄

Te damos la bienvenida al curso

  • Aprender Inglés ya no es una opción, es una necesidad si quieres triunfar en este mundo globalizado.

  • En este curso podrás identificar por qué y cómo aprender inglés de forma efectiva.

  • Tendrás la oportunidad de comprender que hay detrás de los meetups sobre el aprendizaje del inglés.

  • Identificar el rol de estudiantes y docentes y también la clave para un aprendizaje significativo.

  • Podrás conocer diversas estrategias para mejorar tus habilidades comunicativas.

  • Comprenderás los diferentes recursos que están a tu alcance y que pueden potencializar tus habilidades.

  • Evaluar tus competencias es clave. También conocerás cómo hacerlo tú misma o tú mismo.

  • Y comprenderás cómo se mide el inglés a través de estándares internacionales.

Bueno! Comencemos. Lo tomaré como repaso del anterior.

Este nuevo curso, sí se puede ver…

Quiero perfeccionar mi ingles y pondré todo de mi parte para hacerlo, espero Platzi sea una infaltable compañia 😃

Acabé una carrera en platzi y recién inicio a la carrera de ingles. Espero llegar aprender el ingles de manera efectiva 😄 Éxitos compañeros

Estaba esperando esta actualización de estrategias

Recomiendo ampliamente las aplicaciones Cake y Hello English para acompañar en este proceso! Son increibles, tambien esta BrainLang, si te gustan las canciones: lirica y LyricsTraining, y para aprenderte los Phrasal Verbs: PhrasalVerbs!

Wow, se nota el cambio en esta “intro”.

Por cierto deberían regalar una playera así al alumno que termine la escuela 🙊

¿A alguien más le apareció el video algo pixelado o solo a mí?

Yo quiero saber cómo se llama la canción! jajaja en serio me gustó

I have high expectations about this course! Let’s go!

Bueno, no mas excusas. A prender Inglés carajo!!!

Ufff Que buen Intro. Iniciemos

😃 exelente intro.

Yo por acá haciendo el compromiso conmigo misma que este curso de inglés si lo termino ajajjajajajaa

Amazing

Thanks a lot Platzi Team!

I share with you One Page with one of the best Geek Series!
The Majestic Series!!!
Mr Robot
https://fmovies.to/series/mr-robot-ppmp4/1-1

Enjoy the site has very good movies and in good quality.

Me encanta que platzi vaya actualizando sus cursos, y sobre todo que se da importancia al inglés

Exijo que todos los cursos empiecen con una intro así xd

Espero aprender las estrategias para poder aprender inglés, es muy cierto lo que dicen:

Aprender inglés ya no es una opción, es una necesidad

Me gustó tanto la intro que la repetí 5 veces 🥺😅

Hola buenas no sé cuándo y qué hora nos dan las clase no entiendo alguien porfavor me explica

aaaaaaaaaalv… que chingooon esta el video,
hasta emociona empezar el curso jejeje
¿qué canción es la que suena?

Thanks you ,

Good

Muy buena plataforma dan todo bien explicado todo

Excelente introducción, espero (y estoy seguro)deque aprenderé mucho más de lo que creo. Let’s start!

Interesante gracias

Excelente

Hi!

HOLA, EMPRENDIENDO EL VIAJE

Aprender Ingles te da nuevas oportunidades

Esta plataforma es jenia

Genial

_Muchas gracias ya estoy aprendiiendo más con ustedes _

Hello, this topic is really nice

Hi, my name is

Hello

Me gusta 😃

NEXOS > LITERAL El cuento más largo Relato merina anónimo Marzo 19, 2018 Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad. En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo. Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles: —Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol. El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso. Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono. Narradores africanos. Cortesía de Siruela. Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado. Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes. El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores. En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo: —Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante? —Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron. Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo: —Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo? —Eso espero —le contestó Ikoto. —Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde. A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato: —Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur… Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público. El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó. —Le falta muy poco —murmuraba Ikoto. Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando: —Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2 Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices. Angano, angano, arira, arira… Anónimo 1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.) 2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.) Relacionado México: El feudalismo imperfecto 1 octubre, 2011 EN «2011 OCTUBRE» Numeralia 1 noviembre, 2014 EN «2014 NOVIEMBRE» Que el fulgor de Rulfo te ilumine Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. "Autobiografía armada" En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos… 1 abril, 1979 EN «1979 ABRIL»

OH¡ My English is not very good, but I want learning with Platzi 😎v:
💎

v

AQUI VAMOS NUEVAMENTE JSJSJS

Nice

VAMOS CON TODO A POR APRENDER INGLES

Buena forma de aprender inglés

Que buena intro para motivarte en este camino genial !!!

❤

Lo curioso es que yo en lo personal ya se ingles, pero igualmente me interesa lo que tiene platzi para ofrecernos con respecto a relacionarlo con el mundo de la tecnologia.

me encanta Platzi me esta ayudando bastante

Con esta intro ya me siento emocionado 😎

La mejor introducción de un curso de Platzi, Genial

Buen video

❤️❤️

❤️❤️❤️

❤️

Que épico

excellent introduction

hola

how amazing

Todo una gran experiencia happy

muy buen video

que bien

la verdad este curso es uno de los mejores que hay

Hello

Me encanta que platzi vaya actualizando sus cursos, y sobre todo que se da importancia al inglés

Magnifico

Excelente presentación, me gusto mucho.

😃 exelente intro.

Que buena introducción al curso Jajajja

Ufff es el mejor intro para un curso de Platzi que he visto. Super motivador

HOLA, LES COMPARTO MIS RECURSOS PARA APRENDER Y MEJORAR TUS SKILLS DE LISTENING, WRITING, SPEAKING Y READING EN INGLÉS
PÁGINAS WEB DE UTILIDAD:
Stephen Krashen Lingüista e investigador educativo que contribuyo en los campos de adquisición de un segundo idioma, educación bilingüe y lectura. Recomiendo que lean alguno de sus libros o artículos de investigación, aprenderás como se debería adquirir un idioma de manera efectiva y no morir en el intento xd.

Geniaaal 😄

ok

NEXOS > LITERAL
El cuento más largo
Relato merina anónimo
Marzo 19, 2018
Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad.

En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo.

Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles:

—Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol.

El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso.

Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono.

Narradores africanos. Cortesía de Siruela.

Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado.

Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes.

El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores.

En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo:

—Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante?

—Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron.

Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo:

—Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo?

—Eso espero —le contestó Ikoto.

—Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde.

A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato:

—Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…

Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público.

El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó.

—Le falta muy poco —murmuraba Ikoto.

Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando:

—Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2

Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices.

Angano, angano, arira, arira…

Anónimo

1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.)

2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.)

Relacionado

México: El feudalismo imperfecto
1 octubre, 2011
EN «2011 OCTUBRE»

Numeralia
1 noviembre, 2014
EN «2014 NOVIEMBRE»

Que el fulgor de Rulfo te ilumine
Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. “Autobiografía armada” En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos…

1 abril, 1979
EN «1979 ABRIL»NEXOS > LITERAL
El cuento más largo
Relato merina anónimo
Marzo 19, 2018
Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad.

En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo.

Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles:

—Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol.

El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso.

Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono.

Narradores africanos. Cortesía de Siruela.

Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado.

Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes.

El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores.

En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo:

—Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante?

—Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron.

Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo:

—Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo?

—Eso espero —le contestó Ikoto.

—Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde.

A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato:

—Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…

Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público.

El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó.

—Le falta muy poco —murmuraba Ikoto.

Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando:

—Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2

Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices.

Angano, angano, arira, arira…

Anónimo

1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.)

2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.)

Relacionado

México: El feudalismo imperfecto
1 octubre, 2011
EN «2011 OCTUBRE»

Numeralia
1 noviembre, 2014
EN «2014 NOVIEMBRE»

Que el fulgor de Rulfo te ilumine
Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. “Autobiografía armada” En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos…

1 abril, 1979
EN «1979 »

El cuento más largo
Relato merina anónimo
Marzo 19, 2018
Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad.

En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo.

Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles:

—Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol.

El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso.

Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono.

Narradores africanos. Cortesía de Siruela.

Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado.

Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes.

El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores.

En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo:

—Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante?

—Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron.

Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo:

—Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo?

—Eso espero —le contestó Ikoto.

—Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde.

A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato:

—Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…

Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público.

El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó.

—Le falta muy poco —murmuraba Ikoto.

Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando:

—Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2

Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices.

Angano, angano, arira, arira…

Anónimo

1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.)

2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.)

Relacionado

México: El feudalismo imperfecto
1 octubre, 2011
EN «2011 OCTUBRE»

Numeralia
1 noviembre, 2014
EN «2014 NOVIEMBRE»

Que el fulgor de Rulfo te ilumine
Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. “Autobiografía armada” En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos…

1 abril, 1979
EN «1979 ABRIL»

NEXOS > LITERAL
El cuento más largo
Relato merina anónimo
Marzo 19, 2018
Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad.

En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo.

Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles:

—Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol.

El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso.

Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono.

Narradores africanos. Cortesía de Siruela.

Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado.

Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes.

El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores.

En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo:

—Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante?

—Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron.

Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo:

—Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo?

—Eso espero —le contestó Ikoto.

—Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde.

A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato:

—Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…

Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público.

El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó.

—Le falta muy poco —murmuraba Ikoto.

Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando:

—Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2

Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices.

Angano, angano, arira, arira…

Anónimo

1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.)

2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.)

Relacionado

México: El feudalismo imperfecto
1 octubre, 2011
EN «2011 OCTUBRE»

Numeralia
1 noviembre, 2014
EN «2014 NOVIEMBRE»

Que el fulgor de Rulfo te ilumine
Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. “Autobiografía armada” En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos…

1 abril,

NEXOS > LITERAL
El cuento más largo
Relato merina anónimo
Marzo 19, 2018
Presentamos un relato proveniente de la región central de Madagascar, donde se creó el reino de Merina en torno a una monarquía sacralizada. El cuento está incluido en Cuentos populares de África (Siruela, 2012), volumen editado por José Manuel de Prada-Samper, estudioso consciente de que las personas cuentan historias para dar sentido al mundo y para enseñar, para recordar o, sencillamente, para entretenerse. Este cuento es una muestra de la inabarcable riqueza de las literaturas orales del continente donde nació la humanidad.

En tiempos muy, muy remotos, hubo un rey llamado Andriambahoaka que tenía una hija única en edad ya de casarse. Según la tradición, a los padres les tocaba elegir el esposo de su hija. Unos confiaban simplemente en que el destino se cumpliera. Para otros, la inteligencia y la sabiduría debían ser las cualidades indispensables para el futuro yerno. Para el rey Andriambahoaka, no eran ni la fuerza ni la astucia los requisitos más meritorios, sino el talento para contar el angano1 más largo.

Todos sabían que el rey era un gran aficionado a los cuentos, y no pocas veces pasaba la tarde con sus sirvientes y sus cortesanos contando relatos e historias. El rey convocó entonces a sus súbditos para decirles:

—Aquel hombre que sepa relatar el cuento más largo se casará con mi única hija. Debe ser un solo cuento, que empezará a la puesta del sol y se acabará el día siguiente, a la salida del sol.

El rey dio un mes de plazo para hacer los preparativos. Los mensajeros fueron enviados a los cuatro puntos cardinales para anunciar el concurso.

Desde que se enteraron, todos los hombres empezaron a aprender cuentos de memoria: todos, desde los más jóvenes hasta los menos jóvenes, viudos o divorciados, con la esperanza de tener la oportunidad de casarse con la hija única del rey y de heredar el trono.

Narradores africanos. Cortesía de Siruela.

Llegó el momento tan esperado. Muchos acudieron para pasar la prueba; todos parecían listos y animados. Vino el primer candidato, pero, después de algunos minutos, el rey le interrumpió diciendo que estaba mezclando dos cuentos. El siguiente fue más listo y más astuto: relataba con mayor lentitud para alargar el cuento, pero antes de medianoche ya no era capaz de decir nada más, porque su repertorio se había agotado.

Los que les sucedieron sudaban, temblaban o lloraban porque no podían llegar hasta el final. Curiosamente, dicen que hubo un joven que no pudo aguantar su sueño, y se durmió antes que los oyentes.

El rey y la reina estaban desesperados, pero no podían desdecirse de sus palabras, y siguieron esperando a que vinieran nuevos contadores.

En los confines del reino de Andriambahoaka vivía una familia muy pobre. Cuando se enteró de lo que ocurría en el palacio, el joven Ikoto pidió la bendición de su madre para participar en la prueba. Ésta le dijo:

—Hijo mío, ¿quieres que te corten la cabeza? ¿Cómo piensas competir con los ricos y con los oficiales, si tú no tienes nada y no eres más que un muchacho de posición insignificante?

—Lo intentaré al menos, madre —contestó Ikoto—. Lo intentaré como todos los que lo hicieron.

Entonces se fue al palacio. Los guardias no le dejaron pasar, pero insistió tanto que, finalmente, le permitieron entrar. El rey le dijo:

—Ningún hombre ha podido llegar hasta el final de la prueba. ¿Tú pretendes conseguirlo?

—Eso espero —le contestó Ikoto.

—Ya lo veremos —dijo el rey—. Empezarás esta tarde.

A la puesta del sol, todos estaban ya listos para presenciar el gran suceso. Ikoto empezó su relato:

—Dicen que al principio, cuando Zanahary creó el mundo, y todavía no había creado a los malgaches, había sólo valles por toda la isla de Madagascar. Los animales sí habían poblado ya la isla. Un día, pues, los animales se reunieron para hablar de un asunto muy importante. Todos estaban de acuerdo en que hacía falta construir sitios donde refugiarse, porque los vientos marítimos eran tan fuertes que todos los animales sufrían grandes problemas: los pájaros no podían volar, las tortugas no podían caminar, las hormigas no podían circular libremente, y las ratas y los erizos no se atrevían a aventurarse lejos. Entonces, se repartieron las tareas. Se les asignó a las hormigas la labor de amontonar tierras al sur. Se les dijo que la tierra de la parte nordeste de la isla era más ligera y más fácil de cavar. Así que las hormigas se fueron al nordeste, para transportar la tierra del nordeste al sur. Y la trasladaron del nordeste al sur…, la trasladaron del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…, del nordeste al sur…

Era medianoche y muchos de los oyentes comenzaron ya a mostrar signos de cansancio. Otros se fueron a casa. El rey y su reina siguieron esperando allí, e Ikoto seguía con su “la trasladaron del nordeste al sur” sin parar ni parecer preocupado por la ausencia de público.

El tiempo pasó. Las brujas volvieron a casa. Andriambahoaka seguía escuchando, muy concentrado, mientras sus súbditos roncaban. Cuando Ikoto notó que el rey empezaba a estar soñoliento, murmuró frases sin sentido para descansar un poquito, y en cuanto notaba que el rey volvía a estar atento, comenzaba a repetir de nuevo “y la trasladaron del nordeste al sur”. El gallo cantó.

—Le falta muy poco —murmuraba Ikoto.

Ya estaba amaneciendo, e Ikoto seguía contando y contando. Los que se habían ido a casa volvieron al palacio; los que se habían quedado dormidos, comenzaron a despertarse, pero Ikoto seguía contando su cuento. Por fin, el sol salió, pero Ikoto seguía contando:

—Y la trasladaron del nordeste al sur, del nordeste al sur, y así las hormigas construyeron las montañas de Ankaratra que conocemos hoy. Y todos los animales se pusieron muy contentos porque por fin tenían un sitio donde refugiarse. Angano angano, arira, arira…2

Los oyentes se quedaron maravillados, y el rey reconoció que el cuento de Ikoto era el más largo. Así que le dio la mano de su hija única. Se casaron, tuvieron muchos hijos y vivieron felices.

Angano, angano, arira, arira…

Anónimo

1 Según la autora de la tesis doctoral de la que procede este relato, “el término angano, o también anganom-baviantitra, es decir, ‘cuentos de viejas’, designa una categoría de narraciones de carácter ficticio, fabuloso, fuertemente simbólico, dominado por la imaginación y por la fantasía”. (N. del E.)

2 Ésta es, en su forma abreviada, la típica fórmula de cierre de los cuentos merina de Madagascar. La fórmula completa dice: Angano, angano, arira, arira / izaho mpitantara, / ianareo mpitsentsitra [Es un cuento, es un cuento, / si es mentira, es mentira, / yo soy el narrador, y vosotros os deleitáis con ello]. (N. del E.)

Relacionado

México: El feudalismo imperfecto
1 octubre, 2011
EN «2011 OCTUBRE»

Numeralia
1 noviembre, 2014
EN «2014 NOVIEMBRE»

Que el fulgor de Rulfo te ilumine
Juan Rulfo: Antología Personal. México, Editorial Nueva Imagen, 1978 157. pp. Por lo sombrío que soy, creo que nací a medianoche. “Autobiografía armada” En 1974 Juan Rulfo sostuvo un diálogo con los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, les dijo que en su novela Pedro Páramo había dejado algunos…

1 abril, 1979
EN «1979 ABRIL»

i am very motivated by these types of precentations.

excellent very good

thanks for the welcome i want to learn english and i know that with platzi it will be easy

i like this, very good

Hola Muchas gracias por la bienvenida yo quiero mejorar y aprender bien el Ingles

espero aprender demasiado mediante esta plataforma.

Excelente, vamos a aprender ingles de una vez por todas! 😃

I want to learn english, because i want to travel

OMG! See my teachers here, all of them, it is very motivational… Thanks for this introduction. Thanks so much…

Buen aporte gracias

Ufff es el mejor intro para un curso de Platzi que he visto. Super motivador si

LES COMPARTO MIS RECURSOS PARA APRENDER Y MEJORAR TUS SKILLS DE LISTENING, WRITING, SPEAKING Y READING EN INGLÉS
PÁGINAS WEB DE UTILIDAD:

Great!!

que manera tan eficaz para explicar! sigue así.

Muy buen aporte. Seguro nos ayudará para preparar nuestra estrategía para aprender ingles en línea.

buen aporte

¡Excelente video!