Contraoferta

15/17

Lectura

Este es un momento en el que ya te decidiste a dejar tu trabajo, ya pensaste en los pros y los contras de dejar atrás todo por lo que en algún momento te esforzaste por hacer bien… Pero tu empresa decide no aceptar tu renuncia sin negociar, es decir, te presentan una contraoferta.

Es muy posible que, al hablar con tu líder de la decisión que tomaste de dejar la empresa, te diga que verá qué puede hacer para que no te vayas. Generalmente la contraoferta está relacionada al salario, pero también hay otras áreas de negociación como:

  • Cambiar tus actividades diarias a algo que te apasiona
  • Tener un contrato 100% nómina
  • Darte un seguro médico más amplio
  • Poder trabajar desde casa
  • Más días de vacaciones

En fin, puede haber muchas cosas para negociar pero, al final, lo importante es que la empresa está reconociendo que no quieren que te vayas. Y por eso, están dispuestos a darte más de lo que pensaban que merecías antes de que supieran que alguien te ofrecía darte más.

Como vimos en la clase anterior sobre el proceso de renuncia, tienes que tener muy claro por qué estás renunciando. Esto te permitirá comparar si lo que te ofrecen es suficiente para rechazar una nueva oportunidad, o si justo llega a compensar lo que te hacía querer irte.

También es importante que tengas claro cuál es tu objetivo laboral. Así sabrás si, a pesar de que te igualen las prestaciones, la nueva oportunidad va más alineada a tus aspiraciones profesionales… Recuerda, ¡no todo es dinero!

¿Qué hacer si recibes otra contraoferta de la empresa que te quiere contratar?

Imaginemos que la contraoferta de tu empresa actual te gustó y decidiste quedarte. ¡Perfecto, ya tomaste la decisión de quedarte en tu trabajo actual! Así que vas con la nueva empresa a comunicar que no aceptarás su oferta, que te quedas donde estás porque te ofrecieron lo que buscabas… Pero tampoco quieren aceptar tu decisión sin negociar, ¡así que te hacen otra contraoferta!.

Varios de los alumnos de Platzi Master han vivido estas situaciones. Llegaron a una nueva etapa de su vida laboral y ahora tienen happy problems (es decir, problemas que de alguna manera dan señal de una situación positiva, como decidir entre 2 ofertas laborales muy buenas).

Esto sucede cuando tu nivel es tan bueno que las empresas son conscientes de que vale la pena negociar lo más posible. Pero al final solo habrá una persona ganadora… ¡tú!

No te preocupes, no le debes nada a nadie, tú puedes tomar la decisión que creas más adecuada. Solo recuerda qué es lo que quieres y a dónde quieres llegar. Aquí es donde todo lo que has aprendido en este curso te ayudará a tomar una buena decisión, desde ser leal a tu objetivo laboral, reconocer las necesidades de cada job description, la investigación que hiciste sobre la empresa, cómo te sentiste con la gente que te entrevistó, hasta identificar los tipos de contratos y prestaciones.

Si a pesar de hacer todas estas reflexiones aún no sabes qué decisión tomar, un truco rápido que me enseñó Arce fue: ¡lanza una moneda! Cada cara de la moneda es una de las ofertas. Si lo que cae no te emociona, entonces no es la opción correcta.

En un mundo ideal, las empresas deberían estar siempre conscientes de las necesidades y aspiraciones de sus empleadas y empleados. Así, la probabilidades de querer cambiar de trabajo disminuirían dramáticamente. Pero en el mundo real, es común que las empresas solo reaccionen cuando empleados o empleadas valiosas las están dejando. Y aquí es cuando nos toca gestionar una contraoferta 😉

Aportes 6

Preguntas 0

Ordenar por:

Los aportes, preguntas y respuestas son vitales para aprender en comunidad. Regístrate o inicia sesión para participar.

Que hermoso tener esos happy problems. Espero llegar pronto a esa clase de problemas jaja

Es bonito leer esto, pero pocas empresas aún tienen esa cultura de retener talento.

Contraoferta

Si la empresa que trabajas decide no aceptar tu renuncia sin negociar y te presentan una contraoferta. Generalmente estará relacionada al salario, pero también hay otras áreas de negociación como:

● Cambiar tus actividades diarias a algo que te apasiona
● Tener un contrato 100% nómina
● Darte un seguro médico más amplio
● Poder trabajar desde casa
● Más días de vacaciones

Puede haber muchas cosas para negociar pero, al final, lo importante es que la empresa está reconociendo que no quieren que te vayas.

Tienes que tener muy claro por qué estás renunciando. Esto te permitirá comparar si lo que te ofrecen es suficiente para rechazar una nueva oportunidad.

Debés tener claro cuál es tu objetivo laboral. Así sabrás si, a pesar de que te igualen las prestaciones, la nueva oportunidad va más alineada a tus aspiraciones profesionales.

¿Qué hacer si recibes otra contraoferta de la empresa que te quiere contratar?
Cuando vas con la nueva empresa a comunicar que no aceptarás su oferta, que te quedas donde estás porque te ofrecieron lo que buscabas… Pero tampoco quieren aceptar tu decisión sin negociar, ¡así que te hacen otra contraoferta!.

Esto sucede cuando tu nivel es tan bueno que las empresas son conscientes de que vale la pena negociar lo más posible. Pero al final solo habrá una persona ganadora… ¡tú!

No te preocupes, no le debes nada a nadie, tú puedes tomar la decisión que creas más adecuada. Solo recuerda qué es lo que quieres y a dónde quieres llegar. Aquí es donde todo lo que has aprendido en este curso te ayudará a tomar una buena decisión.

Las empresas solo reaccionan cuando empleados o empleadas valiosas las están dejando. Y aquí es cuando nos toca gestionar una contraoferta 😉

Si renuncias por sueldo o por condiciones no acordes, mi recomendación no es aceptar contraofertas. Porque la situación está allí… Tu jefe tóxico cambiará de la noche a la mañana…? ¿si podia aumentarte el sueldo por que no lo hizo? realmente quiere mejorarte o solo lo hace porque no quiere contratar a alguien que desconoce como es…

Espero tener happy problems en el futuro!

Este curso me ha servido bastante a definir mi objetivo profesional. Y estas útlimas clases han sido mis favoritas.