23

Pasos para el buen uso de tu Tarjeta de Crédito


Hace algunos días @freddier nos habló en #PlatiLive sobre ¿Cómo obtener una tarjeta de crédito? (TDC de aquí en adelante) y entre otros aspectos, habló de que uno de los principales temores que tenemos a la hora de tener una TDC es la deuda.

Quiero desde mi experiencia contarles lo traumático que fue tener TDC y cómo aprendí a usarla, controlarla y utilizarla en mi beneficio.

El inicio del dolor:
A mis 21 años el banco (en Guatemala) en el que era depositado mi pago de planilla por la empresa donde trabajaba me ofreció mi primera TDC con un límite de Q. 1,000.00 (aproximadamente unos $137 USD). Me dieron una breve explicación de lo que era y cómo tenía que usarla.
Luego de recibir esa primera tarjeta, varios bancos del sistema me ofrecieron más y más tarjetas. Acepte muchas, y todo lo llevé bajo control hasta que apareció una tarjeta con alguna promoción que no leí, ni vi, ni me entere de los detalles (error fatal: pregunta todo, pregunta mucho, ten presente las fechas de corte, de pago, los interés, los costos de membresía, etc). Todo lo demás lo controlé, pero en esta TDC llegue a tener una deuda de $1,000USD. Esto era trágico pues pagaba todos los meses y no bajaba la deuda. Es más, aumentaba más y más. Cancele todas mis tarjetas, comencé a vender algunos objetos para pagar más y nada detenía la deuda. Recibía llamadas y me atormentaba mucho no poder pagar.

Tuve la suerte de conseguir un préstamo junto a mi esposa (imaginen lo lejos que me llevó el mal uso) a una muy baja tasa de interés. Con esto podía cubrir la totalidad de mi deuda y pagar todo de una sola vez.

El aprendizaje y la utilidad de las TDC:
Pase más de 4 años sin volver a tocar una sola TDC. No fue sino hasta hace varios años que volví a tener una, y esta vez, decidí tomar ciertas acciones que espero te sirvan:

Crear un presupuesto y no gastar lo que no podía pagar:
Este fue el primer y más importante paso. @freddier diría: “ser adulto, aceptar la responsabilidad”. Me comprometí a gastar únicamente lo que tenía y/o sabia que podia pagar. Hice en una hoja de cálculo mi presupuesto e incluí lo que ganaba, mis gastos elementales y vitales: servicios básicos, alimentación, casa, universidad, etc (hoy eso incluye mi suscripción a Platzi) además de los gastos, proyecte a futuro, servicios médicos, estudios, ahorro y hasta pequeños montos de recreación, entre otros. Al principio fue un poco complicado, no fui exitoso de la noche a la mañana, pasaron algunos meses para lograr las primeras proyecciones y para ordenar adecuadamente mi propuesto. Nadie más que yo tenía que respetar dicho compromiso.

No esperar las fechas de pago, nunca pagar el mínimo:
Luego de gastar únicamente lo que tenía, comencé a pagar antes de las fechas indicadas por el banco ¿Por qué esperar? Eso entre otras cosas me permitió no pagar intereses. Puedes solicitar en el banco que modifiquen las fechas de corte y pago, para que sean muy cercanas a la fecha en la que recibes un sueldo o el pago por tus servicios profesionales. Con tu presupuesto en mano, sabrás que es lo que tienes que pagar y cuando y de esa forma no lo olvidarás (es más, ahora tengo recordatorios en Google Calendar para evitar descuidos). Tengo programados muchos cargos a mi TDC y aprovecho los servicios en línea para hacer transferencias y pagar mucho antes de las fechas indicadas por el banco.
Dejé de pagar mínimos y comencé a pagar totales. Lo logré… no gastaba más de lo que podía pagar.

Usar las cuotas:
En Guatemala existen los pagos por cuotas; comprar un refrigerador, una computadora, las llantas del vehículo puede hacerse por “12 pagos a precio de contado”. Me ha servido mucho. Sin embargo cuando hago dichas transacciones, me aseguro primero en el presupuesto que tengo la disponibilidad del dinero. Soy responsable.

Comprar objetos valiosos cuando ya tenía un fondo de ahorro:
Luego aprendí a comprar cosas “caras” con la TDC de un solo pago luego de haber ahorrado por algunos meses. Esto, junto a otros procesos, ha incrementado mi mi límite de crédito frente a los bancos - de aquellos $137USD a $6,000USD (genial no?, pero también significa más responsabilidad)

Utilizar los beneficios:
Conforme fui avanzando en el límite de crédito de mis TDC las mismas fueron evolucionando y empecé a tener beneficios y a utilizarlos.
Hay algunas que te ofrecen CashBack, puntos, descuentos en establecimientos específicos, descuentos en conciertos y facilidades a la hora de viajar.
Mis TDC dejaron de ser locales y pasaron a ser internacionales; esto me permitió comprar en sitio populares como Amazon y suscribirme a Platzi.
Actualmente, tengo una en la que acumulo el 5% del total de mis compras.La utilizo para las compras del mes de mi casa (ahora soy un adulto y padre de familia), guardo ese “retorno” y lo utilizo para comprar los útiles escolares de mi hija cada inicio de año escolar. Llevo tres años haciendo esto y durante este tiempo no he pagado un centavo por gastos de listas escolares que oscilan entre los $150 y los $200USD.

No aceptar muchas tarjetas:
Lo importante no es la cantidad si no el buen uso de las mismas. Comienza con una y no pases de 3. Es mejor si son de la misma entidad bancaria, eso te ayudará a no dar muchas vueltas para los pagos y gestiones. Si tienes muchas podrías descuidar más de alguna y eso podría afectar tu record de crédito.

Por el momento me queda buscar la opción de la que hablo @freddier, un tarjeta de millas. Espero estas ideas ayuden a manejar bien tu primera TDC o bien gestionar de mejor forma la que tienes. Gracias por tu feedback.

Escribe tu comentario
+ 2
Ordenar por:
2
11214Puntos

Muy buenas recomendaciones en base a una experiencia personal de aprendizaje, muchas gracias por compartir con nosotrxs. Buen posteo

2
16821Puntos

Me gusto lo que realizaste. Éxito

2
5861Puntos

Buen aporte, yo tambien soy de Guatemala y creía que nada de lo que se hablaba aplicaba acá. 😅

1
65330Puntos
2 años

Hola!

Gracias por pasar y leer.
Espero te sea muy útil.

Saludos!

2
3694Puntos

Muy buenos consejos Carlos