Aprende todo un fin de semana sin pagar una suscripción 🔥

Regístrate

Comienza en:

03D

11H

27M

11S

1

Prevención de riesgos derivados a la utilización de ordenadores portatiles.

Identificación y localización de los riesgos: ¿dónde los encontramos?
Riesgo derivado de la exposición a posturas forzadas o desviación articular originado por la postura de trabajo. Permanecer mucho tiempo sentado en una postura estática hace que se adopten posturas forzadas sobre todo del tronco, el cuello y las extremidades superiores.

Fatiga visual: Una iluminación o un contraste de luminarias inadecuado origina deslumbramientos y reflejos en la pantalla. Además, se adoptan posturas forzadas y restringidas para evitar dichos reflejos.

**Sobrecarga muscular: **Localizada en la zona del cuerpo que soporta el peso del portátil (conjunto formado por equipo, batería, soportes, documentos, unidades de memoria, etc., que puede superar los 4 kg), generalmente en el hombro si se usa un bolso de tipo bandolera, en las extremidades superiores si se usa una maleta con ruedas para arrastrarla o empujarla y la parte alta de la espalda si se usa una mochila.

Desviación articular, como el giro y/o la flexión del cuello, y adaptación continua de la visión a diferentes distancias, luminancias y/o contrastes, por el hecho de tener que situar los documentos fuera de los ángulos visuales.

Riesgo derivado de la exposición a movimientos repetitivos realizados durante periodos de tiempos prolongados, que, unidos a un entorno de trabajo inadecuado y unos hábitos incorrectos, pueden estar relacionados con lesiones o incomodidades en las manos y las muñecas. La repetición de los movimientos se localiza en las manos, dado que los movimientos se realizan en una área muy pequeña, el teclado, que se presenta de forma más comprimida que en un PC de sobremesa.

Medidas preventivas: ¿qué podemos hacer?

Para reducir las posturas forzadas y la desviación articular.

  • Ajustar la altura de la silla de manera que permita mantener los antebrazos flexionados hasta 90 grados y apoyados sobre la mesa sin levantar los hombros y, si no hay mesa, apoyar el ordenador sobre el maletín o algún objeto similar.
  • Mantener la espalda apoyada y sentarse sobre los ísquiones. Las piernas tienen que formar un ángulo de 90 grados. Mantener apoyados los pies y las
    piernas de manera que facilitemos el apoyo lumbar en el asiento y evitemos compresiones en las piernas.
  • Colocar el portátil de manera que se disponga de espacio para apoyar las muñecas. Trabajar con las muñecas en posición neutra, utilizar un reposa muñecas para eliminar tensiones musculares y evitar la flexión o la extensión de la muñeca.
  • Sentarse en posición frontal respecto a la pantalla y, en las tareas que requieran alternar la visualización de la pantalla con la lectura frecuente de documentos impresos, dichos documentos deben estar apoyados en un soporte entre el teclado y la pantalla (atril), o en la propia pantalla (pinza o grapa), que permita ubicarlos en unos ángulos visuales o de giro y/o flexión del cuello aceptables.
  • Hacer descansos frecuentes con ejercicios físicos posturales. Resultan más eficaces las pausas cortas (5-8 minutos) y frecuentes (60-90 minutos), siempre acompañadas de estiramientos, que las largas y espaciadas.

Para el control de fatiga visual

  • Se recomienda la colocación de la pantalla a una distancia superior a 40 cm respecto a los ojos del usuario o usuaria.
    La pantalla tiene que estar a una altura tal que pueda ser visualizada dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada en 60 grados bajo la horizontal.

  • Se recomienda la utilización de equipos con pantallas a partir de 14” y aumentar el tamaño del tipo de letra utilizado para visualizar.
    Hacer pausas breves, pero frecuentes, de 20 segundos cada 20 minutos. El bostezo y el parpadeo ayudan a mantener los ojos lubrificados. Relajar la vista mirando hacia lugares alejados: el cambio de enfoque ayuda a relajar los músculos oculares. La palpación disminuye la tensión ocular, para lo cual hay que cubrirse los ojos con las manos y respirar profundamente.

  • La naturaleza reflectora de la superficie de cristal de la mayoría de las pantallas hace que sean muy susceptibles a la generación de reflejos. Existen maneras de controlar dichos reflejos:

    • Mediante el acondicionamiento del entorno ambiental donde se ubica la pantalla, evitando la presencia de fuentes de luz susceptibles de reflejarse.
    • Regular la luz natural con cortinas o persianas, evitar situar el equipo de cara o de espaldas a la ventana.
    • Orientar la pantalla de manera que las ventanas queden situadas lateralmente.
    • Situar el equipo paralelo a las luces del techo y reforzar la iluminación sobre el teclado.
    • Mediante la intervención en la propia pantalla, es- cogiendo modelos con tratamiento antirreflejante y capacidad de proporcionar buenos niveles de contraste.

Para mejorar las características físicas del entorno de trabajo

  • El ordenador portátil está diseñado para realizar tareas esporádicas, no como herramienta de trabajo habitual. Se recomienda utilizar siempre que sea posible estaciones de acoplamiento, que permiten utilizar teclado y ratón periféricos.
  • La mesa de trabajo tiene que disponer de bordes redondeados, debe ser poco reflectora, ni demasiado clara ni demasiado oscura, y estar dimensionada para colocar los elementos necesarios.
  • Regular la temperatura y la humedad relativa del puesto de trabajo y aislarlo de contaminación acústica.
  • Cuando el puesto de trabajo improvisado es un medio de transporte (tren, avión, autobús, etc.), el plano de trabajo se tiene que ubicar en lugares que permitan libertad de movimientos:
    • En un avión, hay que sentarse delante de la salida de emergencia o en asientos que tengan barra apoyapiés; si es un coche, hay que sentarse en el
    • asiento del pasajero y limitar el tiempo de uso del portátil a 30 minutos.
    • Elevar la altura del plan de trabajo, apoyar el ordenador sobre el maletín u otro objeto similar que permita ubicar la pantalla dentro de la visual del usuario
      o usuaria.
    • En trenes es preciso utilizar las mesas co- munes entre asientos y evitar utilizar las mesas adjuntas detrás de los asientos.
    • Hacer pausas a menudo y cambiar de postura, hacer ejercicios de estiramiento de la musculatura fatigada y adoptar posturas antagónicas a las mantenidas ante el ordenador portátil.
    • Sentarse lejos de las ventanas sin cortinas o persianas y que la pantalla nos quede perpendicular a la entrada de luz natural o en medio de los puntos de luz artificial. Si alguna superficie nos provoca deslumbramientos o reflejos, la cubriremos con algún material de textura mate y de color neutro.

Para el transporte manual del equipo.

  • El transporte manual del conjunto del equipo de trabajo portátil es preferiblemente en mochila, que reduce la presión sobre los brazos y distribuye las cargas uniformemente sobre el cuerpo, siempre que el peso del conjunto del equipo portátil no supere el 10% del peso corporal de la persona y la altura esté alineada con el centro de gravedad de su cuerpo.
  • Cuando se cargue el portátil en un bolso de tipo bandolera, se tiene que cambiar periódicamente el brazo con el que se transporta, de manera que el peso se reparta a ambos lados del cuerpo. Si también se transportan maletas, hay que equilibrar el peso de ambas partes.
  • Escoger los equipos del mercado que ofrecen el peso más reducido, utilizar baterías de larga duración para evitar el transporte de cables y transformador o bien prever la disponibilidad de algún transformador estándar en los centros de trabajo de destino.

Para minimizar la exposición a movimientos repetitivos.

  • Reducir el número de pulsaciones del teclado. Cuando sea posible, aprovechar los sistemas de predicción de palabras o las herramientas de autorellenado.
  • Seleccionar dispositivos que dispongan de un teclado completo.
  • Utilizar los atajos y accesos directos que se pueden encontrar en el manual del usuario del equipo.
Escribe tu comentario
+ 2