18

7 Aprendizajes profesionales de correr maratones

2977Puntos

hace 5 años

Desde hace unos 12 años empecé a correr. Mi primera carrera la hice por curiosidad en el año 2005, eran 10km en Bogotá. Me atrajo la campaña de marketing que hubo alrededor y la cantidad de personas que iban a asistir. La experiencia me encantó y progresivamente empecé a correr distancias más largas y entrenar más hasta llegar a la mítica distancia de una maratón: 42.2 kilómetros en el año 2014. En la medida que empecé a correr más, aprendí más, conocí más personas, viajé a más lugares y probé límites que nunca pensé que fuera alcanzar.

Hoy ya he corrido más de 150 competencias incluyendo 20 maratones en 12 países distintos, he conocido personas increíbles y paisajes alrededor del mundo y lo más importante: correr me ha ayudado a crecer personal y profesionalmente. Estos han sido mis más importantes hallazgos en cómo correr te puede hacer un mejor profesional:

1. Ten un objetivo claro

Correr es incómodo, te hace salir de la cama y desplazarte por horas sin parar varios días a la semana. Correr para muchos es una actividad aburrida, que no tiene mucho sentido, en donde pasas mucho tiempo solo y los avances toman tiempo. Es por eso que es necesario tener un objetivo fijo desde el inicio, que pueden ser muchos: bajar de peso, correr tu primer competencia de 10km o bajar tu tiempo en media maratón. El que sea es válido si te exige lo suficiente para mantenerte enfocado en el día a día.

Y para que no se quede en deseos, ejecuta desde el primer momento: inscríbete a esa carrera en donde quieres bajar el tiempo, cuéntale a tus amigos que quieres bajar de peso corriendo, comprométete y comparte el proceso. Eso mismo pasa en tu vida profesional: por ejemplo, si vas a aprender un nuevo idioma, ¿qué quieres lograr? ¿Dar tu primera conferencia en ese idioma? ¿Escribir un artículo? ¿Comunicarte perfecto en tu próxima experiencia profesional?

Tener claro qué es lo que quieres lograr te ayudará a enfocarte desde el primer momento.

2. Ama el proceso

Correr una maratón te obliga a cambiar tus hábitos alimenticios, a tener un plan de entrenamiento, a superar lesiones, a madrugar todos los días y levantarte más temprano en el fin de semana. Si quieres alcanzar tu objetivo, el que tengas, debes aprender a amar el proceso. Escuché hace poco que las medallas se ganan en los entrenamientos y te las entregan en las competencias. Nada más cierto.

Lo mismo ocurre en tu vida profesional, probablemente la mayoría de los días trabajes sin conseguir un resultado visible, amar el proceso y los avances del día a día te permitirán progresar mejor. Amar el proceso te llevará a tu objetivo con pasión y no con sacrificio.

3. Consigue un mentor

Cualquiera que sea tu objetivo, créeme, ya otras personas lo han vivido, lo han superado y están dispuestos a compartir su experiencia contigo. Eso me pasó a mí cuando empecé a correr. Conocer personas con logros corriendo, con distancias recorridas mayores a la mía, con aspiraciones que me parecen aún imposibles no sólo me inspiró, sino que me permitió aprender de su experiencia.

Cómo debería entrenar mejor, cómo puedo lograr mis primeras largas distancias sin sufrir, cómo mejorar mi técnica de carrera, cómo recuperar. Hoy cuento con increíbles mentores que me guían en mi entrenamiento y me están ayudando crecer de forma más acelerada y consistente.

En la vida profesional ocurre lo mismo. Encuentra esa persona que admiras y de la que quieres aprender. Su conocimiento, sus consejos y su apoyo te ayudarán a avanzar.

4. Nunca pares de aprender

Llevo 12 años corriendo y aún sigo aprendiendo cosas nuevas todos los días que me ayudan a progresar. Cómo mejorar mi técnica, qué tenis se adaptan mejor a mis tiempos objetivo y tipo de pisada, qué nuevos tipos de entrenamiento integrar a mi rutina, cómo manejar mi frecuencia cardíaca para mejorar mi rendimiento. Esas son sólo algunas de las cosas que he aprendido recientemente.

Me mantengo en aprendizaje constante escuchando la experiencia de otros corredores, los consejos de mis entrenadores, asistiendo a meetups, escuchando conferencias y podcasts, leyendo libros y revistas especializadas. Aunque parece una disciplina sencilla, aprender a correr haciendo eficiente tu uso de energía para poder ser más rápido y disminuir los riesgos de lesión es un proceso que toma tiempo, entrenamiento y disciplina.

Mantenerte aprendiendo de forma permanente te hará un mejor corredor y también te hará un mejor profesional.

5. En comunidad crecerás más rápido

Cuando empecé a correr lo hice solo y así estuve durante varios años. Incluso fueron así más de 5 años hasta que conocí personas que también hacían lo mismo. Así es como en 2010 junto con tres amigos más creamos Gacelas Running, un fanpage en Facebook que nace con la idea de compartir nuestras fotos de las carreras en las que participamos juntos, pero que rápidamente se expande a cientos y miles de personas más. Sin darnos cuenta creamos en ese momento la que es hoy una de las comunidades de corredores más grandes e importantes en Latinoamérica que actualmente une a más de 2300 corredores sólo en Bogotá.

Conocer a más personas que corren me permitió hacerlo de forma más constante, coincidir con otras personas para entrenar, para ir a carreras, para viajar y correr. Me ha permitido inspirar a personas que están empezando y a sentir admiración por todos en la forma como superan sus obstáculos.

Ser parte de una comunidad afín a tu objetivo te permitirá inspirar y enseñar con tu experiencia y al mismo aprender y crecer en conjunto con más personas.

6. Supera el muro

En el lenguaje de las maratones se dice que todo corredor mientras corre un maratón se enfrenta a un punto en donde por más que se esfuerza y quiera avanzar no lo logra, se conoce como “el muro”. Es un momento en que la mente juega de enemiga para hacerte detener, es cuando te replanteas todo, te sientes agobiado y quieres detenerte. Usualmente ese punto llega entre el kilómetro 30 al 35 y sólo tu fuerza de voluntad te permitirá salir de allí y cerrar la competencia con fuerza.

Al igual que mientras corres una maratón, en tu vida profesional muchas veces eres tú mismo el enemigo. Crees que lo haces todo mal, asumes lo peor del feedback que recibes, sientes miedo a fallar. Recuperar la confianza en lo que sabes, recordar tu progreso y tu enfoque en el objetivo te ayudarán a llegar a la meta.

7. Celebra el logro y proponte el siguiente reto.

Llegar a la meta y cumplir tu objetivo es motivo de celebración. De romper la dieta esa noche, de comprarte la nueva referencia de tenis que querías, de recuperarte los siguientes días y dormir más horas. Lo importante acá es que no te quedes solamente con el logro, aprovecha la celebración para planear tu próximo reto, planear tu próxima carrera, pagar tu siguiente inscripción de maratón.

La única manera de mantenerte en constante progreso es mantener una actitud de trabajo permanente. Sin importar lo grande e importante que haya sido tu logro, aprovecha esa motivación para plantearte un nuevo objetivo más desafiante.

¿Tuviste una experiencia similar corriendo o con otra disciplina o deporte? ¿Que aprendiste para tu vida profesional?

Sergio
Sergio
serzafra

2977Puntos

hace 5 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2