17

¿Sabes que deberías tener hábitos saludables, pero no sabes por dónde empezar?

1928Puntos

hace 2 años

Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro
Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro

Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro

Tener una proyección profesional acertada es todo un reto en este momento de cambio exponencial, en el que los avances tecnológicos crecen más rápido que la capacidad de adaptación humana. Construye un perfil que te ayude a destacar en el mundo laboral, fortalece tus habilidades y prepárate para enfrentar el futuro.

Somos muy afortunados porque somos una generación que tiene acceso a más educación y por lo tanto podemos desempeñarnos en roles directivos, digitales, de programación, marketing o diseño entre muchos otros. Esto implica pasar horas frente a la computadora, pero ¿te has puesto a pensar si esto afecta tu salud?¿Sabes que deberías tener hábitos saludables, pero no sabes por dónde empezar?

¿Alguna vez te haz hecho estas preguntas?

• ¿Cómo puedo tener mejor calidad de vida?
• ¿Cómo puedo ser más saludable?
• ¿Qué tengo que hacer para tener más energía?
• ¿Qué hago para tener más lucidez mental y una mejor retención?
• ¿Por qué no soy capaz de bajar de peso?
• ¿Qué puedo hacer para no sentirme ansioso?
• ¿Cuáles son los tips para dormir mejor?
• ¿Por qué siempre tengo gripas o me enfermo tanto?
• ¿Será que tengo riesgo de adquirir cáncer o diabetes?

Si la respuesta es si, entonces esto es para ti.

Cada vez es más común oír sobre las tendencias saludables, la importancia de comer más verduras, la importancia del ejercicio o lo dañino que es el estrés. Los medios y el internet nos bombardean con información al respecto, y es normal que intentemos bloquear gran parte de ese proyectil. Genera miedo, angustia y hasta cólera pensar en sacar tiempo para hacer ejercicio, cambiar las comidas que amamos por esos enemigos verdes. Hacer pausas mentales, disminuir el consumo de alcohol y cigarrillos, las pizzas o las amadas y jugosas hamburguesas. Es completamente normal que nos neguemos a cambiar nuestros hábitos o a hacer sacrificios sobre lo que nos genera satisfacción y placer. Yo te invito a cuestionarte ¿alguna vez te has preguntado sobre el verdadero valor que tiene tu cuerpo y tu salud? ¿Por qué será que como seres humanos tendemos a pensar en “arreglo el problema cuando se presente”? Irónicamente cuando se presenta una enfermedad las personas tienden a lamentarse el porqué no se cuidaron más. Parece ser un patrón constante del ser humano. Pero también lo es que caigamos en la trampa de la comodidad y ejerzamos resistencia al cambio.

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo hacer cambios en nuestras vidas incluso cuando sabemos que nos traerá tantos beneficios? El vínculo entre la salud y el ejercicio, la alimentación saludable, el manejo adecuado de las emociones y la calidad de nuestras relaciones interpersonales entre otros no es un mito. Es un vínculo que está comprobado científicamente y aún así andamos por la vida pensando que nuestros hábitos negativos no tendrán un impacto sobre nuestra salud. Muchos pensamos en “eso a mi no me va a pasar”.

Sí, es cierto que hacer cambios es difícil, que formar un hábito requiere disciplina, esfuerzo y compromiso. Que a veces nos da tanto miedo o dudamos de nosotros que no es posible ni siquiera pensar en lograrlo. Y para mi, la clave está en ponerse metas pequeñas, alcanzables, que no impliquen cambiar nuestra esencia. En este proceso aconsejo no ser radical de un día para otro. Reprimir deseos de una manera abrupta. Iniciar un proceso de cambio con muchas limitaciones y restricciones en el corto plazo es labor de victoriosos, y muchas veces la receta perfecta para el fracaso. La clave está en ser realista y relacionarte con tus debilidades de manera compasiva. Debes acercarte de manera amigable, luchar contra ellos solo empeorará el problema. Te invito a observarte y conocerte. Analiza qué pequeños cambios puedes hacer, qué sustitutos existen. Te comparto los siguientes ejemplos:

“Odio hacer ejercicio, no puedo, eso no es para mi”. La solución no es inscribirse a un gimnasio y esperar que vas a poder ir 5 veces a la semana de un día para otro. Empieza por bajarte de la estación tres cuadras antes y camina. Usa las escaleras. Busca un deporte que puedas hacer y que te guste. Si tienes la oportunidad compra un fitness tracker y empieza a analizar tus tendencias.

“Soy adicto al azúcar y la comida chatarra, jamás comeré saludable” No intentes cortar estos alimentos de un día para otro ni esperes que ya no te guste la comida chatarra. Si comes dulces 3 veces al día, ponte la meta de que 2 veces por semana solo vas a comer dulces 2 veces al día. Luego vas disminuyendo poco a poco. No pares de comer pizza, hamburguesas, tacos o perros calientes de un día para otro. Si lo haces todos los días, promete no comerla 1 vez por semana. Intenta cocinar en la casa, buscar un comedor de comida casera y ese día aliméntate de manera nutritiva.

“Voy a dejar el alcohol para siempre”. Si sientes que esto tendría un gran impacto en tu vida social o estás acostumbrado a tomar alcohol en grandes cantidades, es muy posible que volverte abstemio de un momento a otro no te resulte agradable ni lo logres. La idea no es dejar de vivir tu vida, pero si ser consciente de que es bueno disminuir el consumo poco a poco. Si quieres hacer un cambio, evita tomar entre semana, ponte la meta de tomar fuertemente solo 1 vez por semana y no viernes y sábado. Intenta ir a una fiesta y durante las primeras tres horas no te tomes el primer trago. Descubre cómo te sientes.

Consejos puntuales:

-Lee sobre cómo formar hábitos: Recomiendo El poder de los hábitos de Charles Duhigg.
-Tatúate en la mente que un hábito se forma a través de la repetición. Sí, es posible que todo aquello que odiaste de la nada te resulte natural.
-Identifica a tus enemigos: Ten perfectamente cual es tu adversario: Ejemplo: Me da hambre y no me resisto los chocolates que tengo al frente, además es más fácil comerme cualquier cosa que se me cruce por el frente. En ese caso busca una solución. Carga contigo o guarda en tu oficina o maletín una barra de proteína o un maní.

  • Facilita los hábitos que quieres cultivar y dificulta los que quieres disminuir. Ejemplo: Siempre lleva contigo una botella con agua y llénala todas las mañanas.
    -Pequeños cambios traen grandes recompensas. Ponte una meta retadora a largo plazo, pero laxa de cumplir en el día a día.
    -Sustituye tus afirmaciones de “Yo nunca podré a podré hacerlo”.
  • Lleva un registro de los hábitos que quieres desarrollar. Hay excelentes apps que lo hacen automáticamente.

Ama tu cuerpo. La salud es lo más valioso que tienes después de tu vida. De nada sirve todos los esfuerzos que haces en el día a día si cuando llega el momento de gozar de tus victorias no tienes salud. Eleva tus niveles de energía, sé más productivo en tu trabajo, siéntete mejor contigo mismo, demuéstrate que puedes ponerte un objetivo y cumplirlo. Tu futuro y todas las personas que te quieren te lo agradecerán. No se trata de necesariamente vivir más, sino de vivir mejor.

Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro
Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro

Cómo Prepararte Profesionalmente para el Futuro

Tener una proyección profesional acertada es todo un reto en este momento de cambio exponencial, en el que los avances tecnológicos crecen más rápido que la capacidad de adaptación humana. Construye un perfil que te ayude a destacar en el mundo laboral, fortalece tus habilidades y prepárate para enfrentar el futuro.
Laura
Laura
lauraguts

1928Puntos

hace 2 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
Ordenar por:
2
32465Puntos

Muy buen post. Bien por Platzi en incluir estos temas 👍👍👍

2
1859Puntos

Muy buen post, una de las cosas que también sería
bueno para nuestra salud es utilizar más nuestro
relog biológico y que sea nuestro cuerpo quien sea el
que inherentemente nos conduzca a tener buenos hábitos.

1
3141Puntos

A mi lo que me sucede es que duermo poco, de día se me dificulta concentrarme y de noche es cuando me da por terminar mis pendientes (de estudio, personales etc). Así termino en un círculo vicioso que me tiene cansada de día y desvelándome de noche. ¡Gracias por el artículo! fue un recordatorio de lo que me paso ignorando desde hace tiempo.

1
7317Puntos

Gracias Lau, en mi caso procuro hacer ejercicio al menos dos veces a la semana, tomar mucha agua, pero creo que estoy fallando en el tema del sueño, por cosas de estudio y trabajo se me está complicando ese tema 😦 tengo que optimizar mis tiempos.