A veces parece que todos tenemos que descubrir nuestra vocación cuando somos pequeños, y si no, es que nos falta algo. En mi caso, ha sido una constante búsqueda y algunas veces reconozco que me he sentido confuso intentando encontrarla cuando lo que sucedía es que tenía múltiples intereses. Y parece que es negativo que te interesen muchas cosas, y creo que eso no es así. Aquí es donde entra en la historia, Platzi.

Cuando descubrí los cursos de Platzi (antes Mejorando.la) en Marzo de 2014, no tenía conocimientos de programación, ni de marketing, ni de negocios digitales ni, prácticamente, de nada relacionado con startups. Esto no me importó, porque yo, además de todo lo que estudiaba en la Universidad para obtener un desarrollo profesional, quería formarme por mi cuenta, especializarme, encontrar un grupo de mentores en los que apoyarme y un ecosistema que me ayudara a encontrar buenas oportunidades de trabajo y a desarrollar mis propios proyectos.

Leí mucho, todo lo que pude. Así obtuve grandes cantidades de contenido para auto-formarme. Platzi me brindó todo lo demás.

Recomiendo que lean Analytics, The Innovator’s Dilema, Growth Hacker Marketing, entre otros. Aprendí a programar con Freddy, entendí y me enamoré del Marketing con Tomás Dueñas Uribe y generé un lazo de permanencia enorme con la plataforma y la vasta comunidad Platzi. Sin estas posibilidades, no habría tenido acceso a tres startups con 21 años y sin haber terminado aún la universidad. Ahora sí, soy parte del Team Platzi.

Trabajando dentro de Platzi he cambiado mi forma de ver el trabajo. Me ha ayudado a darme cuenta que en el futuro quiero trabajar en comunidades caracterizadas por el respeto mutuo y la pasión, no en jerarquías estructuradas. Ahora no quiero una estabilidad financiera, sino busco metas ambiciosas y desafíos que pueda superar. También me fijo más en colaborar abiertamente con los colegas de trabajo y tener un horario más flexible.

Platzi es el ejemplo perfecto que se puede aportar otro aire a una empresa, otra forma de funcionar que sea más humana y menos individualista, menos obsesionada con las carreras verticales y el logro de los privilegios que sólo unos pocos de la cúpula disfrutan.

Es un desafío diario que me obliga a espabilarme, me obliga a ser autónomo y facilita esa conexión esfuerzo-recompensa que está cercana. No hay nada que me haya ayudado más en este camino fascinante, y el que me falta por recorrer, que el ejercicio de mi propia libertad al elegir una educación online basada en lo verdadero, en lo bueno.

Solo os recomiendo tener un espíritu de anticipación a los cambios y de superación a las adversidades, alimentar la mente con buenos libros, intentar no obsesionaros con encontrar vuestra vocación sino centraros en averiguar qué os hace felices y qué se os da especialmente bien. Rodearos de personas optimistas, que os inspiren y motiven, que os ayuden a desarrollaros y os apoyen a la hora de enfrentar obstáculos, y siempre mantén los pies en la tierra. A mí me ha servido.

Daniel Prol
@DannyProl
Growth Hacker
Estudiante de Platzi desde Noviembre de 2013

Comparte esta historia

Cuéntanos tu historia

Mi receta

Curso de Programación básica
Curso de JavaScript y jQuery
Carrera de de Marketing Online y Estrategia Digital