2

Auto-obsérvate y concéntrate en lo importante - Técnica Pomodoro

¿Te ha pasado que en tu trabajo te das cuentas que tienes que terminar una infinidad de cosas y al final del día no realizaste las cosas más importantes? ¿Te ha pasado que no te concentras en aquello que quieres aprender y lo dejas postergado? O ¿Te has sentido decepcionado porque crees que tu potencial no está enfocado y se diluye como agua entre tus manos?
_
Pues yo sí. Varias veces en este año me ha pasado y me he sentido así.

Quiero compartir mis reflexiones sobre la Técnica Pomodoro, y que al estudiar el curso de Estrategias para Aprender en Línea Efectivamente, con la profesora Anahí Salgado Díaz de la Vega recordé de esta técnica y la retomé enseguida. Y no, no fue fácil. Ver más sobre la Técnica Pomodoro

La primera vez que la usé, la motivación me duró un día. De repente me di cuenta que al ver un reloj que, en lugar de sentirme motivado a avanzar con las tareas, me hacía sentir más ansioso y no lograba terminar mi trabajo producto de esa sensación.

En esta ocasión algo había cambiado. Me observé con mayor detenimiento en el proceso, y aprendí como es mejor y cómo se ajusta a mí. Logré identificar con mayor detalle donde tengo que poner más atención. Noté cómo estaba usando la técnica y lo que cambié fueron varias cosas que tal vez les puedan funcionar:

  • Disponer el espacio como tarea. Puede sonar absurdo, pero hice un listado de tareas como preparar café, traer a mi escritorio un vaso con agua y ordenar mi escritorio en el primer pomodoro. Esto hacía que rápidamente podía tachar esas tareas como finalizada y tener una sensación de avance en mi lista.

Meditar. Yo soy muy una persona muy dispersa, y también programé un pomodoro para meditar en aquello que quería lograr en el día, respirar y centrarme lo más posible y disponer el cuerpo y la mente a las tareas. Eso me ayudó mucho a ver el reloj más como una sensación de motivación a alcanzar lo que quiero en ese momento.

Divide y vencerás También si una tarea es demasiado grande, dividí en varias tareas que sean más realizables. Por ejemplo, tuve por casi tres semanas en mi lista diaria un bendito informe que tenía que terminar. Lo que hice fue dividir tareas como: revisar datos de informes anteriores, realizar un esquema del informe, rellenar las tablas de la primera parte, hacer dos apartados narrativos, etc. Al cabo de 7 horas terminé el informe y con gran sensación de satisfacción.

Intenta la técnica original. Otra cosa que me ayudó es que hay varias aplicaciones de la técnica Pomodoro que te permite ajustar los minutos de trabajo y de descanso, sin embargo, yo recomiendo ajustarse a la técnica original (25 y 5 minutos respectivamente), aunque a un principio no se cumpla al 100%. Esto por que la técnica tiene una lógica y un sentido. La aplicación que yo uso es Focus To Do, por si te lo preguntabas.

Obsérvate. Relacionado al punto anterior considero que para cumplir la técnica es importante la autoobservación. Durante los pomodoros me sirvió anotar aquellas cosas que me hacían no cumplir los tiempos, fue ahí que me di cuenta que la persona de compras me llamaba cada 15 minutos para preguntarme algo, que alguien necesitaba una constancia, una llamada, etc. Eso me hizo reflexionar sobre las interrupciones y como podemos gestionarlas. Por ejemplo, anotar la tarea en tu lista de tareas del día o de la semana según la urgencia, también negociar si algo nos pide que tiene que ser de inmediato y pedirle que te deje terminar lo que estás haciendo, o agendar reunión de ser necesario para dedicarte 100% a ello, etc.

Descansos que funcionen. También me di cuenta que en los descansos no encontraba que hacer. También hice un listado de tareas que podía realizar en los recesos cortos o largos, por ejemplo: meditar, tomar café, hacer una partida de mi juego del momento, dibujar que particularmente es algo que nunca encuentro el tiempo para hacerlo y es perfecto en estos descansos.

No saltarse los descansos. De pronto me di cuenta que pronto se cumpliría los 25 minutos de concentración o de trabajo, y mi cuerpo siente que puede seguir en la tarea. Me saltaba el descanso y puede funcionar en un segundo pomodoro, pero luego noté que mi energía bajaba mucho y notaba que los siguientes pomodoros no estaba la 100%.

Sigue y sigue. También durante esta semana que la he estado realizando, me di cuenta que entre más utilizaba la técnica pomodoro, más enfocada se volvía mi atención. Esto aumentó mi seguridad en el trabajo y en lo que me dispongo a hacer.

Cuéntame qué te funciona a ti, qué dificultades notaste durante la técnica y cómo los resolviste.

Escribe tu comentario
+ 2
1
6559Puntos

Observó que no se aplicó el formato que quería a este tutorial ¿Cómo edito mi propia entrada? 😦

1
3648Puntos
3 años

Creo que esa característica no esta disponible al menos en la versión web, pero puedes mandar un mail a [email protected] para solicitar esta característica y si muchos estudiantes la solicitan la agregaran

1
72Puntos

LA TÉCNICA POMODORO ES EXCELENTE PORQUE ES UNA ESTRATEGIA PARA DISTRIBUIR MUY BIEN EL TIEMPO.
AYUDA A MEJORAR LA CIRCULACIÓN PORQUE NOS PARAMOS SI TRABAJAMOS SENTADOS, A HIDRATARNOS PORQUE PODEMOS TOMAR AGUA, DESCANSAR LOS OJOS PORQUE DEJAMOS ESTAR FIJOS EN UN SÓLO LUGAR,
ADEMÁS MANTENEMOS LA MENTE LIBERADA AL ESCOGER SÓLO UNA ACTIVIDAD BIEN CONTROLADA.
A MI PERSONALMENTE ME HA PASADO QUE QUIERO HACER VARIAS COSAS A LA VEZ Y QUE ATIENDO LAS DISTRACCIONES QUE ME IMPIDEN LOGRAR LO QUE INICIALMENTE EMPECÉ A HACER.