7

Cómo aprendí en el camino a ser Youtuber

3031Puntos

hace 4 años

En 2006, YouTube era una plataforma completamente nueva para el mundo y para mí. Cuando tenía 14 años, me sentaba horas y horas frente a mi computadora a ver videos breves. Claramente, mi velocidad de internet era muy lenta para la época, así que me conformaba viendo muchas cosas, pero cortitas.

Siendo una niña, mi mayor interés era la animación japonesa o animé, como lo conocen en varios países. Así, después de llegar de la escuela, pasaba buscando en YouTube intros y openings de series que se habían estrenado en el país del sol naciente. Canciones en japonés que sonaban muy dulcemente en mis oídos.

Así pasó un año, y un día me topé con un video especial: era la voz de una chica cantando en español un contenido que estaba originalmente en otro idioma. Me sorprendí muchísimo y empecé a investigar su canal encontrándome con más contenidos así; todos, con una etiqueta en común: “Fandub en español”. Resulta que el fandub es el doblaje no profesional de un contenido audiovisual. El fandoblaje (como también se le conoce) ocurre cuando un grupo de aficionados decide cambiar el idioma original por su lengua nativa, y así poner al alcance del mundo aquellas series o películas que no están dobladas. Básicamente, romper barreras con tan solo un micrófono y un programa de edición de audio. ¿Por qué no iba a participar en algo así?, me dije.

Comencé mi viaje escogiendo la primera canción que quería cantar. La seleccionada fue Chiisana Inori por Ritsuko Okazaki, una muy tranquila y — a mi modo de ver - muy fácil de interpretar. Sentía, además, que compartíamos cierta similitud en el tono de voz. Tomé el micrófono que estaba sobre mi escritorio, y comencé a practicar con la Grabadora de Sonidos de Windows y una adaptación al español que encontré en el blog de otra fandubber.

Grabé mi voz y todo iba bien, pero necesitaba editarlo para hacer que se mezclaran. Usé Internet de la mejor forma posible: para investigar y aprender. Llegué a un foro en el que aconsejaban usar Cool Edit Pro; lo descargué y empecé a utilizarlo poco a poco. Mi guía eran los pocos tutoriales y artículos que encontré en la Web. Todo fue muy empírico: un ensayo de prueba y error. Un día, terminé de exportar la canción y en Windows Movie Maker rendericé mi primer video. Creé mi canal de YouTube con un nombre que nadie tuviera en Internet, y ese mismo día subí mi primer fandub: así nació Naneku, en noviembre del 2007.

Pasó más tiempo, seguí subiendo más videos, celebré mis primeros 100 suscriptores y sufrí un trago amargo cuando cerraron mi canal en 2008 por infracción a los derechos de autor. Eran tiempos en los que ser youtuber y crear “contenido” no era algo habitual, pero era algo a lo que ya estaba acostumbrada. Al día siguiente, volví a subir todos mis videos en una nueva cuenta.

Hoy, mi canal es medianamente exitoso: tengo casi 6.800 suscriptores, y uno de mis fandubs tiene 844.000 vistas. A lo largo de estos años he aprendido muchas lecciones, y por eso quiero brindarte 5 consejos que deberías tener en cuenta al momento de emprender tu viaje para ser youtuber.

El nombre de tu canal es especial

El nombre que escojas para tu canal no tiene que estar directamente relacionado a lo que vas a producir. En mi caso, Naneku solo fue una selección aleatoria de sílabas. Sin embargo, el nombre es tu hijo y deberías tratarlo como tal. Busca uno que nadie tenga; que, incluso al buscarlo en Google, no arroje resultados… y decídete por él.

Sobre el mismo tema: Cómo nombrar tu marca, por Leo Prieto

Ofrece algo nuevo, que nadie más tenga

Es importante que encuentresese “algo”que nadie ha ofrecido hasta ahora. No tiene que ser radicalmente diferente, ya que es un hecho que todos compartimos habilidades. Es bueno hacer un ejercicio de giro de tuerca y encontrar qué más puedes cambiar para hacer que tu contenido sea diferente al de los demás. Yo, por ejemplo, tuve éxito porque hice fandoblaje en un tiempo en el que nadie lo había intentado. Me gané un espacio y el reconocimiento de la comunidad gracias a eso.

Lo que sea que hagas, procura que te haga feliz

Agárrate de aquello que te dé felicidad y verás lo fácil que es hacerlo varias veces. Estas decisiones no siempre van a complacer a tu audiencia, pero si no imprimes alegría en tus contenidos, lo más seguro es que comprometas la calidad de tus videos. Ten en cuenta que no sirve de nada darle en el gusto a todos. Al final, es más importante tu salud emocional.

Sé recurrente.

Si hay algo de lo que me arrepiento es que hubo una larga época en la que dejé de cantar. Un día, decidí regresar, y encontré que mis videos ya no tenían el mismo impacto de antes. ¿Qué tuve que hacer? Reencantar a mi público, y reconstruir audiencia poco a poco. Te recomiendo que no sigas mi ejemplo: no abandones a tu comunidad, pues ellos construyen lo que eres hoy y lo que serás mañana.

No te estanques, mejora cada día

Usar siempre la misma fórmula y esperar que funcione por el resto de tu vida es una pésima decisión. Los contenidos audiovisuales cambian constantemente, y las tendencias se renuevan. Es por eso que siempre tienes que estar en la búsqueda de cómo mejorar la calidad de tus contenidos. ¿Y por qué no probar algo nuevo? Eso también sirve para refrescar tu canal, y atraer nuevas caras a él. Finalmente, en este medio vas a ser blanco de muchas críticas, comentarios amistosos y otros hirientes: que esto no cambie la visión de tu proyecto personal y tus motivaciones. Aún guardo la notificación de mi primer comentario en mi bandeja de entrada y la veo en mis ratos libres para sacarme una sonrisa, y animarme a hacer mucho más.

Tal como Daniela, aprende a comunicar tu talento alrededor de tu nombre con el Curso Profesional de Marca Personal

Dirección de Arte:Carlos Jiménez

Daniela
Daniela
@Naneku

3031Puntos

hace 4 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2