32

6 pasos que te ayudarán en la toma de decisiones corporativas

3097Puntos

hace 2 años

¿Tienes idea de cuántas decisiones tomas durante un día? Unas pueden ser pequeñas y triviales, como qué zapatos usar, cuál ruta elegir de camino al trabajo o qué comer al almuerzo. Otras, por el contrario, son complejas y pueden transformar el rumbo de tu organización: cuándo lanzar un nuevo producto, dónde invertir tu capital, qué colaboradores contratar o cuáles dejar ir.

Sea cual sea la naturaleza de las decisiones que debes tomar durante tu rutina, todas tienen algo en común: existenmuchas alternativas y esto hace que te sientas abrumado o abrumada al no saber cuál es la mejor.

En este post conocerás un proceso de toma de decisiones sencillo que te ayudará a afrontar esos momentos de incertidumbre en los que no sabes qué camino elegir. ¡Cuando termines de leerlo estarás preparado o preparada para tomar mejores decisiones!

Toma de decisiones: el proceso que te ayudará a elegir mejor

Los procesos de toma de decisiones consisten en evaluar las alternativas que pueden adaptarse mejor a determinada situación o problema. Sobre esto, el reconocido profesor y escritor estadounidense, Thomas L. Saaty, presenta en su libro Toma de decisiones para líderes, 6 etapas que deberías tener en cuenta al momento de elegir:

  1. Identifica el problema o la situación
  2. Reúne información
  3. Evalúa el problema o la situación
  4. Elige la mejor solución
  5. Aplica la solución
  6. Mide el impacto de la decisión

1. Identifica el problema o la situación

El primer paso consiste en reconocer cuál es ese obstáculo o situación sobre la que tienes que tomar alguna decisión: ¿por qué tienes que afrontarla y cuál es el origen de esta?

Esto te ayudará a elegir los criterios que necesitas para decidir mejor.

👉🏻Algunas preguntas adicionales que puedes hacerte:

  • ¿Qué problema o situación debo resolver?
  • ¿Cuál es el objetivo que quiero alcanzar con la implementación de esta decisión?

2. Reúne información

En este punto debes recopilar toda la información que consideres útil, pero que, además, sea realmente aplicable a la situación que quieres resolver. ¿Tienes datos que se relacionen con este problema?, ¿alguien de tu equipo ha intentado resolver esta situación antes?

Recuerda que puedes recurrir a expertos y expertas en el tema: sus consejos y experiencias siempre serán de gran ayuda.

🚨 Evita aislarte, no escuchar a las personas que te rodean o ceñirte a un solo punto de vista. Estas conductas pueden volverte propenso o propensa a cometer errores.

3. Evalúa el problema o la situación

Una vez identifiques todas las alternativas y propuestas para la resolución del problema, analízalas en profundidad: reconoce sus pro y sus contras y determina las consecuencias que cada una de estas podría traer.

No dejes a un lado los datos y hechos: ¿qué estadísticas tienes que avalen cada alternativa?, ¿estás teniendo en cuenta hechos comprobables o solo opiniones?

4. Elige la mejor solución

Después de terminar con el ejercicio de análisis y razonamiento, es momento de tomar la mejor decisión posible. Para hacerlo, basta con enumerar, en una escala de mayor a menor viabilidad, las alternativas que evaluaste en el punto anterior.

Deja de lado las que se ubiquen al final de la lista y adopta aquella o aquellas que estén más cerca de las necesidades y objetivos que buscas solucionar o alcanzar.

🤓Ten en cuenta que a veces la decisión correcta no es ninguna de las alternativas de tu lista, sino una combinación de las mejores. Así que sé consciente de cuáles son los puntos fuertes de cada una, ¡y a elegir!

5. Pon en práctica la decisión

Ahora que ya elegiste la o las alternativas que mejor se adaptan a lo que quieres lograr, asegúrate de informar sobre ella a las personas, áreas o compañías que puedan verse afectadas, positiva o negativamente, por esta.

Tómate el tiempo de planificar y generar un plan de implementación en el que se detallen los pasos que debe seguir el equipo para lograr la puesta en marcha de esta nueva decisión.

6. Mide el impacto

Para finalizar con este proceso, debes analizar los resultados de tu decisión. Esto te ayudará a entender si elegiste el mejor camino o si debes empezar nuevamente el ciclo de toma de decisiones.

Según el autor, “encontrar solución al problema o la situación inicial sin que suponga la aparición de otros, sería el ejemplo de éxito más significativo”.

Ten en cuenta que si elegiste la mejor alternativa, podrás emplearla en situaciones parecidas. Si, por el contrario, el proceso no salió como esperabas, tendrás más criterio para, en un futuro, evitar tomar ese tipo de decisión nuevamente.

👉🏻Algunas preguntas que pueden ayudarte en la medición del impacto:

  • ¿Resolviste el problema que identificaste en el paso 1?
  • ¿La decisión afectó a tu equipo de manera positiva o negativa?

💡 Si quieres continuar desarrollando tu habilidad para tomar decisiones acertadas, te invito a que descubras el Curso para Tomar Decisiones en el Trabajo.

toma-decisiones.jpg

Conoce los tipos de toma de decisiones

Ahora que sabes cómo tomar decisiones de manera informada y consciente, es importante que conozcas cómo se dividen estas y qué características tiene cada tipo de elección:

Decisiones por método

Las decisiones por método pueden dividirse en dos aspectos:

  • Decisiones racionales o estructuradas: son aquellas que se toman con base en un proceso específico o en un criterio establecido, por ejemplo, en reglas o leyes determinadas. Generalmente, este tipo de decisiones surgen de forma repetitiva y rutinaria y suelen ser predecibles.
  • Decisiones intuitivas o no estructuradas: son las que te enfrentan a una situación nueva, y a diferencia de las anteriores, no surgen de un proceso determinado. No son predecibles.

Decisiones por niveles

En el caso de las decisiones por niveles, tienes tres alternativas para implementar:

  • Decisiones estratégicas o de planeación: son tomadas por los y las líderes más influyentes de la organización y se caracterizan por estar directamente vinculadas con la relación entre la compañía y su entorno. Además, estas requieren de un gran análisis de datos y hechos.

💡 Un ejemplo de decisión estratégica: cambiarás tu modelo de atención, y a partir del próximo mes, solo atenderás a tus clientes a través de canales digitales.

  • Decisiones tácticas o de pilotaje: generalmente son tomadas por el equipo directivo de rango intermedio y están relacionadas con el quehacer diario de las y los colaboradores.

💡 Un ejemplo de decisión estratégica: si voy a cambiar el modelo de atención, ¿en qué habilidades tengo que entrenar al equipo?, ¿qué plataformas deberían aprender a manejar?

  • Decisiones operativas o de regulación: están relacionadas con las tareas que realiza todo el equipo. Generalmente, y con base en las indicaciones de su líder, son responsabilidad de cada empleado y empleada.

💡 Un ejemplo de decisión operativa: si debo prepararme para adoptar el nuevo modelo de atención de la compañía: ¿a qué hora voy a hacer los cursos?, ¿qué curso debería tomar primero?

Platzi for Business te acompaña en la toma de decisiones

Si quieres alcanzar las metas de tu negocio debes tomar buenas decisiones. En Platzi for Business te acompañamos a través de más de 1.500 cursos creados para desarrollar tus habilidades y las de tu equipo.

Recuerda que las mejores empresas están conformadas por personas que nunca paran de aprender. Contáctanos y hagamos realidad tus sueños y los de tu organización.

Luisa María
Luisa María
luisavale30

3097Puntos

hace 2 años

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
1
26444Puntos
Esta muy interesante la información, ¿tendrían otros ejemplo de los objetivos estratégicos, tácticos y operativos para enriquecer esos puntos?