Aprende Inglés, Programación, AI y Ciberseguridad.

Antes:$249

Currency
$209
Suscríbete

Termina en:

02d

19h

09m

12s

3

Semana laboral de 4 días: El secreto de la productividad

Probablemente estés familiarizado con el dicho “trabaja más inteligentemente, no más duro” Pero, ¿qué significa eso en realidad?

No es ningún secreto que trabajar en un empleo tradicional de 9 a 5 puede ser agotador. Por no hablar de que a menudo no te deja tiempo suficiente para hacerlo todo.

La semana laboral de 4 días es la respuesta. Este truco de productividad te permite hacer más en menos tiempo trabajando menos días a la semana.

La semana laboral de 4 días es un concepto sencillo que ha ido ganando adeptos en los últimos años. Los empleados tienen ahora más tiempo para hacer lo que quieran con sus días libres, proporcionando 5 días completos de vacaciones pagadas y retribuyendo mediante el voluntariado o la donación de sangre al menos una vez al mes.

Pero este cambio no está exento de dudas: algunos dirigentes se preguntan si merece la pena hacer concesiones como una menor remuneración por cinco horas extra a la semana cuando ya se gana una cantidad bastante cercana a la que había antes.

Para atender todas estas preocupaciones y mantener al mismo tiempo los niveles de productividad entre los compañeros de trabajo que podrían sentirse excluidos porque no hay manera de trabajar menos horas, la semana laboral de 4 días debe venir con algunas condiciones. La más importante es que los empleados siguen trabajando las mismas 40 horas, pero en 4 días en lugar de 5. Esto significa que no se puede reducir el tiempo de trabajo, sino que hay que reorganizarlo para que se adapte mejor a las necesidades de los empleados.

La semana de 4 días es un concepto revolucionario probado con datos reales. Es difícil no amar esta idea, y parece que la gente hará cola para las semanas cortas de Andrew Barnes en todas partes.

Las ventajas de una semana laboral de 4 días son evidentes.

Al pasar menos horas en el trabajo, los empleados tienen más tiempo para disfrutar de su vida fuera de la oficina. Esto significa que son más felices y más productivos cuando están en el trabajo.

Y no sólo los empleados se benefician de una semana laboral más corta. Las empresas ahorran dinero en salarios y gastos generales, y son capaces de atraer y retener a los mejores talentos.

Si buscas una forma de aumentar la productividad y la felicidad en el trabajo, la semana laboral de 4 días es la respuesta.

Con toda esta escasez, la falta de talento y los problemas de desconexión, no es de extrañar que estemos experimentando una gran crisis en términos de bienestar de los empleados. Dar a las personas más tiempo para cuidar de sí mismas les ayudará a mejorar sus vidas mientras siguen trabajando duro en lo que mejor saben hacer: ¡llevar su negocio al éxito!

En un mundo cada vez más competitivo, algunas empresas siguen resistiéndose al cambio. Pero dado que las investigaciones demuestran un aumento de la productividad y del bienestar de los empleados gracias a las semanas laborales más cortas, ¿por qué no intentarlo?

No hay nada malo en intentarlo Un factor clave: la ejecución adecuada… no se puede cerrar los viernes sin más, porque entonces se acabarán las apuestas (y la gente no acudirá). No obstante, si se ejecuta correctamente y se incluye en el horario suficiente tiempo para planificar eventos como reuniones de equipo o la recuperación de catástrofes naturales, también podría valer la pena considerarlo en su empresa.

Cuando se trata de conciliar la vida laboral y familiar, la semana laboral de cuatro días tiene muchas ventajas. Para los empleados, una semana laboral más corta significa más tiempo para la familia, los amigos y las aficiones. También elimina la necesidad de costosas guarderías o largos desplazamientos. Y para los empresarios, una semana laboral de cuatro días puede suponer una mejora de la productividad, una reducción de los gastos generales y una plantilla más feliz y comprometida.

CONSIDERE ESTO COMO UN REDISENO PARA EL EXITO.

Una semana laboral de 4 días suena como una idea maravillosa, ¿verdad? Bueno, antes de que empieces a soñar con vacaciones más largas y menos estrés en la oficina, hay una cosa que hay que aclarar: ¿cómo conseguimos que todo el mundo esté de acuerdo con este nuevo horario? La buena noticia es que la investigación ya nos ha mostrado algunas estrategias probadas para aprovechar eficazmente esos beneficios. Veamos cómo podemos hacer que la semana laboral de 4 días funcione para todos.

1. Resiliencia: la nueva ventaja competitiva

Si quiere tener una plantilla feliz y resistente, es importante que el 78% de sus empleados estén satisfechos con su trabajo. Esto puede lograrse mediante la aplicación de un modelo de éxito ya probado llamado semana de 4 días, que ha demostrado una y otra vez ser más beneficioso que las semanas tradicionales, ya que no sólo garantiza que todos duerman lo suficiente, sino que también mejora los niveles de compromiso entre los miembros del personal.

El 63% de las empresas encuentran este tipo de empleo más fácil cuando implementan turnos más cortos como los que se ofrecen durante los fines de semana o incluso un solo día a la semana (en lugar de dos), estamos seguros de que hay algo perfecto para las necesidades de su negocio - así que llámenos ¡hoy!

2. El 80/100 es el nuevo tiempo completo

El 80/100 debería ser la norma. Cada vez son más las empresas que ofrecen una semana laboral de 4 días, y algunas incluso pagan a sus empleados por sólo cuatro días de trabajo Esto es una gran noticia porque significa que puedes pasar menos tiempo en tu trabajo sin sacrificar la calidad o el rendimiento; sin embargo, hay una condición: si las cuotas del 80% deben superar siempre lo que se les paga para atraer a los mejores talentos que no quieren otra cosa que un compromiso total por parte de los empleadores… ¿por qué no asegurarse de que esta oferta incluya también horas extras totalmente compensadas?

3. La mejor manera de empezar un nuevo negocio o hacer crecer uno antiguo

La semana laboral de 4 días no se limita a ofrecerla como una nueva y brillante ventaja. Las semanas más cortas reducen los costes operativos de las empresas y pueden ayudarles a ahorrar en sus facturas de electricidad o en la impresión de papel. Y aunque los datos sobre la productividad de los trabajadores aún no son concluyentes, hay suficientes pruebas anecdóticas que sugieren que los trabajadores felices también son más productivos.

4. El arma secreta para las startups y las pequeñas empresas

¿Qué es lo que no gusta de una semana laboral de 4 días?
Permite a los empleados pasar más tiempo con su familia, y los directivos pueden centrarse en otros aspectos de la gestión de una organización. ¡Cuántas personas han estado tan ocupadas todo el año que no han tenido espacio entre reuniones o proyectos en casa! Por eso, Bolt, con sede en San Francisco, hizo un cambio permanente después de que el 91% de los empleados quisieran que el programa continuara; ahora el personal a tiempo completo tiene cinco días libres, a la vez que se añaden días libres en sus calendarios anuales.

5. La ciencia de la productividad

La investigación ha demostrado que el cerebro adulto necesita concentrarse profundamente para aprender cosas nuevas, pero la vida moderna no nos permite este lujo de tiempo. Un horario de 9 a 5 significa que a menudo te distraes con otras tareas a lo largo del día y nunca consigues hacer nada correctamente porque siempre hay algo más que exige atención antes ¿La solución? Reducir el número de horas semanales que trabajamos: si nuestra mente es lo suficientemente capaz sin estar sobrecargada de compromisos o deberes a la vez, quizá bastaría con tres días: un bloque completo de lunes a viernes en las horas de mayor productividad.

6. Las reuniones son la próxima gran cosa a optimizar

La productividad de los empleados debería ser el objetivo de cualquier empresa, no el número de horas que trabajan. Si quieres aumentar el nivel de tus empleados en el trabajo, es importante que las métricas y las reuniones también cambien para que sigan siendo productivos durante todo el día Recientemente, una nueva investigación nos ha mostrado por qué las reuniones de la era de la pandemia reducen el tiempo que los empleados pasan con sus equipos en un 20%, a la vez que reducen el tamaño medio de las conferencias telefónicas de forma significativa también - porque la gente no necesita mucho convencimiento cuando se enfrenta a una situación de emergencia como seguramente es esta.

La semana laboral de 4 días existe desde hace tiempo, pero sólo recientemente las empresas están empezando a considerarla seriamente como una forma de mejorar la productividad. Y hay una buena razón para ello: los estudios han demostrado que la semana laboral de 4 días puede suponer un aumento del 32% de la productividad.

La realidad es que la gente trabaja menos horas, pero sigue haciendo cosas. Y si dejamos de aceptar el “teatro del trabajo” en el que la apariencia parece más importante que la productividad real, podremos avanzar hacia una cultura más productiva en la que las actuaciones alimenten los logros y no al revés.

La semana laboral de 4 días es una forma de conseguirlo. No se trata de trabajar menos horas, sino de trabajar de forma más inteligente. Y cuando somos capaces de concentrar nuestro tiempo y energía en las cosas más importantes, podemos hacer más en menos tiempo.

Escribe tu comentario
+ 2