48

Así aprendí a no preocuparme y amar el síndrome del impostor

469Puntos

hace 4 días

Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización
Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización

Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización

Aprende estrategias psicoemocionales para manejar la impulsividad, lidiar con la frustración y adaptarte de la manera más adecuada a tu ambiente de trabajo.

Imagina una alarma contra incendios. Aunque su propósito sea prevenir que se queme tu casa, su mecanismo está calibrado de tal manera que reaccionará ante el efecto más común del fuego: el humo.

A la alarma no le importa si el fuego viene de un mueble quemándose o de un cigarrito, su trabajo es ser hipersensible al humo, porque sólo así podrá salvarte la vida.

Las emociones desagradables son como estas alarmas. Su propósito es reaccionar con fuerza ante aquello que tu mente perciba como una amenaza porque de algún modo es más efectivo para nuestra supervivencia la hipersensibilidad que la hiposensibilidad (o dicho de otro modo, tú prefieres tener que trapear tu piso por un falso positivo a que la alarma no reaccione cuando se esté comenzando a generar un potencial incendio).

adam-wilson-wCKzi8nDkw8-unsplash.png

Pero, ¿a qué se debe el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor sigue esta lógica: cuando nos encontramos ante situaciones que amenazan nuestro sentido de “merecimiento”, éxito, satisfacción y logro, es posible que surjan emociones de frustración y de fracaso, ese hueco en el estómago que te hace pensar:

“¿Realmente mereceré esto? ¿Seré un fraude? ¿Y si resulta que no estoy a la altura?”

Esos pensamientos no son otra cosa que una alarma sonando: la que nos intenta decir, “¡todo se está incendiando, huye en cuánto puedas!”, incluso cuando la casa no está en fuego.

Pero la casa no siempre está en fuego, incluso aunque la alarma te diga que sí. Es decir: el síndrome del impostor no trata de la duda, sino de la catástrofe. Las emociones que surgen cuando se experimenta deben leerse en esa clave.

No es que tengamos que ignorarlas (si has experimentado esta sensación de miedo que describo, sabrás perfectamente que no se puede ignorar aunque te esfuerces muchísimo), sino que tenemos que entenderlas como lo que son: un grito. Y cuando reconocemos esto, podemos aprender a usarlo a nuestro favor.

El síndrome del impostor y yo

En mi caso, cuando entendí esto, logré conectar con aquello de lo que me estaba avisando. ¿Por qué percibo un incendio donde no lo hay? ¿Cómo puedo enseñarme a mí mismo a distinguir entre una amenaza real a mi trabajo y una que no lo es? ¿Por qué estoy recibiendo este pensamiento en específico? ¿Qué estrategias más objetivas que mi propia percepción puedo diseñar para aprender a reconocer realmente si merezco o no lo que tengo, si sé realizar bien o no mi trabajo?

Haciendo esto aprendí a recalibrar mi propia alarma para enseñarme a distinguir entre fuegos inocuos y fuegos devastadores, y a saber reaccionar de una mejor manera a ambos.

No digo que haya sido fácil, pero vaya, se pudo. Y puedo decir que hoy ya no le temo a mi síndrome del impostor, sino que convivo con él y aprendo de él.

Adquirir la habilidad para entender y manejar nuestras emociones es un elemento esencial para poder organizarnos adecuadamente y disfrutar más de la vida en general. Las emociones tienen una función reguladora y, lamentablemente, no solemos recibir la educación que en verdad necesitamos para aprender a gestionarlas.

Y, aunque solemos pensarlas como una cosa “mágica” o “abstracta” o “caótica”, en realidad no son más que una de las muchas herramientas que tiene nuestra mente para relacionarnos con el mundo.

Y así como el síndrome del impostor, hay muchas otras reacciones emocionales que suelen ser complicadas y confusas: la frustración, la falta de satisfacción, la impulsividad, entre otras. Sin embargo, siempre podemos aprender de ellas, si tan sólo primero aprendemos a escucharlas.

Por eso te invito a que tomes mi curso “Manejo de emociones para la productividad y la organización”, en el que te enseñaré distintas técnicas para poder tener de modo que puedas convertirlas en tus aliadas y no en tus enemigas.

El incendio sólo existe en tu cabeza y puedes aprender a usar el fuego a tu favor.

Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización
Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización

Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización

Aprende estrategias psicoemocionales para manejar la impulsividad, lidiar con la frustración y adaptarte de la manera más adecuada a tu ambiente de trabajo.
César
César
cesargalicia

469Puntos

hace 4 días

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
Ordenar por:
5
414Puntos

Gracias, realmente no conocía el síndrome del impostor pero tu explicación me dio una idea más clara de lo que es.
Me parece muy interesante saber como gestionar las emociones y utilizarlas en mi propio beneficio.
Pronto estaré pasando por el Curso de Manejo de las Emociones para la Productividad y la Organización.

3
23844Puntos

Es uno de los artíuclos más hermosos que leí en Platzi porque:

  • El enfoque tiene una amplitud y profundidad que lograron hacerme sentir muy identificado.

  • El manejo de las pausas, los espacios y los silencios es muy agradable.

  • Despertó un compromiso en mí.

Gracias Team :gre

2
4976Puntos
4 días

Cierto, opino lo mismo. Es un artículo muy humano que hace que conectes con él, me gusta que Platzi no solo hable de Tecnología (que por supuesto, es importantísima) sino que también le den un espacio a la salud mental de sus estudiantes. Creo que en el mundo de ahora, una persona que sabe de Tech y que además aprende a manejarse emocional y mentalmente, prácticamente tiene superpoderes. Y allá es a donde apunta Platzi

3
1141Puntos

Muy útil tu percepción de este problema : )

2
4976Puntos

“El incendio sólo existe en tu cabeza y puedes aprender a usar el fuego a tu favor” De todo lo que escribiste, me quedo sobre todo con esta frase. Gracias!

2
3875Puntos

Gracias, me ha encantado César ya estoy pasando por el Curso de Manejo de las Emociones para la Productividad y la Organización. Muy aclaratorio la metáfora de la alarma contra incendios a mi particularmente me va ayudar mucho ha aceptar las emociones desagradables, para poder reconocerlas y aprender a usarlas nuestro favor.

1
17796Puntos

Una manera muy clara de visualizarlo, creo que todos en algún punto de nuestra vida hemos sentido esta sensación.

1
64Puntos

Justo el articulo que necesitaba leer para retomar mis cursos e incluir uno nuevo.

1
912Puntos

“No puedo fallar”. Es cuando tienes una gran presión por realizar una tarea a la perfección para que la gente no “te descubra”. Paradójicamente, cuando tienes éxito y logros te puede generar mayor presión por la mayor visibilidad adquirida. Esto puede llevarte a no disfrutar el éxito que has obtenido hasta ahora.

1

Siempre es bueno darse cuenta cuando parar, examinar y racionalizar los temores.

1
176395Puntos

Súper interesante. Gracias por compartir

1
4626Puntos

Me sucede esto mientras estudio y veo comentarios de gente que hablan sobre como lograron “esto”, y “aquello” y me genera dudas.

Creo que tomare el curso ❤️

1
1236Puntos

“El incendio sólo existe en tu cabeza y puedes aprender a usar el fuego a tu favor.” Gracias!

1
2875Puntos

Felicitaciones, yo estoy llevando el curso de manejo de ansiedad con terapify y es excelente, la tecnia que se dicta (al menos en las primeras clases), es sobre concenrarse y practicar constantemente, casi como meditar, muy muy interesante, gracias por compartir,un abrazo