¡Reencuéntrate con la tecnología en Platzi Day! Accede a miles de cursos por 72 horas. Una sorpresa te espera 😎

Regístrate

Comienza en:

03D

11H

59M

40S

1

Resumen + Apuntes: Inteligencia Emocional

Resumen del curso: Inteligencia Emocional:
¡Hola Platzinauta! Espero la estés pasando muy bien.
😎 😃 😅
Aquí encontrarás el resumen y mis apuntes del curso de Inteligencia Emocional para que retomes algunos puntos importantes y claves del curso que te servirán para crecer como persona y aplicarlo en tu vida tanto a nivel personal como profesional.


La inteligencia emocional es aquella que relaciona las emociones con el pensar y actuar de una persona, este también relaciona como interactúan tus emociones con las de otras personas a tu alrededor. Esta se define como la capacidad de reconocer emociones propias y de otros mientras eres capaz de gestionar y adaptar tus emociones y sentimientos de acuerdo con la situación. Durante este documento, hallarás algunos aportes, consideraciones y técnicas importantes sobre la inteligencia emocional
Inteligencia-emocional.jpg


Sobre la inteligencia emocional:
El origen de esta proviene de Howard Gardner que afirmo que las personas poseen inteligencias múltiples, más o menos desarrolladas dependiendo de la persona, así abandonando la idea de que solo existe la inteligencia intelectual (Libro: “Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences”. Además, Daniel Goleman años después populariza el término al publicar “Emotional Intelligence”, donde fusiona la inteligencia intrapersonal (autoconocimiento y autogestión) con la interpersonal (relación con otros).

Características:
La inteligencia emocional busca relacionar nuestro actuar con nuestras emocione y las de otros, basados en los siguientes enunciados:

• Reconocer nuestras emociones y las de otros.
• Discernir para identificar las emociones y saber “nombrarlas”.
• Utilizar esta información para saber cómo actuar.
• Ajustar y adaptarse emocionalmente a la situación.

Pilares:
Se sostiene en cinco pilares divididos entre la inteligencia intrapersonal (autoconciencia, autocontrol y motivación) e interpersonal (empatía y habilidades sociales), las cuales se introducen a continuación:

  1. Autoconciencia: Saber lo que sentimos en el momento adecuado y ser conscientes de nuestro actuar.
  2. Autorregulación o autocontrol: Regular nuestros impulso y emociones al momento de actuar, no dejándose llevar por los impulsos.
  3. Motivación: Siempre necesitarás fuerza y un estímulo para seguir adelante, identificarlo y saberlo aprovechar es la clave.
  4. Empatía: “Ponerte en los zapatos del otro”, hacer una sintonía con el otro que favorezca la comunicación y el intercambio.
  5. Habilidades sociales: Están implicadas en todos los procesos de interacción donde el manejo de las emociones es vital.

** Importancia:**
Esta habilidad blanda es importante para tener una mentalidad sana y saber lidiar con las situaciones que nos podemos llegar a encontrar, dentro de las cuales se puede mencionar:
• Saber manejar la culpa y la soledad.
• Mantener una actitud positiva, estable y controlada.
• Estar motivados y saber afrontar las dificultades.
• Mejorar las relaciones interpersonales a nivel social o laboral.
• Manejar un mejor lenguaje no verbal para comunicarse efectivamente.
• Aprender a gestionar y manejar los conflictos.
• Ser capaz de trabajar en grupo de manera organizada y responsable.
• Fortalecer habilidades para el entorno laboral, por ejemplo, feedback y liderazgo.


Autoconocimiento:
La inteligencia es una habilidad blanda porque se encuentra relacionada con lo humano y social, siendo su punto de partida, la persona en sí. Gracias a esto, uno de los primeros aspectos a considerar es el conocerse a sí mismo, realizar una introspección y aprender de nosotros, incluso a nivel emocional para identificar lo que sentimos.

Uno de los primeros pasos es llevar un registro, saber que realizamos en nuestra cotidianidad, así sean acciones con frecuencia no diaria, para fijar un punto de partida de reflexión y así:

  • Establecer límites (Distinguir lo personal y lo profesional)
  • Reconocer tus emociones (Saber que actividades las influencian)
  • Tener mentalidad de tarea (Concentrarte y adecuarte)
  • Crear una lista de autoconocimiento.

Un ejemplo de esta se muestra a continuación:
cuadro-autoconocimiento.jpg

Trabajar en la capacidad de ser conscientes de lo que sentimos de manera constante es la base para saber gestionar nuestro actuar y pensar bajo la influencia de ciertos sentimientos o emociones, es decir, decidir qué hacer con lo que sentimos.
Su importancia radica en conocer nuestras debilidades, fortalezas y limitaciones personales mientras damos el espacio para mejorar. Además, permite que trabajemos mejor en nuestras relaciones interpersonales, por ejemplo:
• Proyectar seguridad, confianza, madurez y responsabilidad.
• Ayudar al bienestar, salud y crecimiento personal.
• Mejorar la toma de decisiones.

Esta se puede trabajar de distintas maneras, en el curso se presentan las siguientes:
• Llevar un registro de tus emociones, incluso de manera digital con aplicaciones como Daylio
• Escribir un diario donde reflejes tus vivencias diarias de manera sincera.
• Pedir a otros que te describan y visualizar la proyección que realizas.
• Realiza un sociograma familiar o laboral y enfócate en las mejoras.


Autocontrol:
Es la capacidad de decidir que hacer mientras reconoces lo que siente y no te dejas llevar por ello, por ejemplo, por la ira o tristeza. Lo primordial de esto es actuar después de pensar y haber reconocido o darse cuenta de las emociones/sentimientos del momento, para así actuar de la mejor manera.

Este lo puedes implementar de las siguientes maneras:

• Verbalizar la emoción del momento y expresarlo a quienes te rodean.
• Reconocer el sentimiento y dejarlo para otra ocasión.
• Automotivarse para cambiar la emoción.
• Implementar técnicas de relajación en tu rutina, por ejemplo, con meditación: Clase de técnicas de relajación IE práctica
relajación.jpg
Imagen de colegiosantaangelamerci.edu.co


¿Qué diferencia a los sentimientos de las emociones?
En primer lugar, ambos son sensaciones basadas en reacciones físicas y psíquicas de acuerdo con estímulos del ambiente, también pueden tener un papel fundamental en nuestro actuar y pensar.
Las emociones son muy automáticas, básicas e instintivas clasificadas como miedo, sorpresa, asco, tristeza, alegría e ira que llegan a ser más persistentes. Mientras que los sentimientos son emociones más elaboradas y relacionadas a aspectos cognitivo y racionales, por ejemplo, la satisfacción o arrepentimiento.
Rueda_de_emociones_y_sentimientos.jpg

Emociones positivas y negativas:
Las primeras se asocian con una mejora en nuestro desempeño y equilibrio en nuestras vidas, un impulso y motivación a seguir, aceptar retos y enfrentar la dificultad, mientras que las segundas nos limitan o nos advierten de algo.
Todas estas son necesarias en equilibrio, pero debemos saber identificarlas y no dejar que se vuelvan inconvenientes o problemas cada vez que llegamos a sentirlas, por ende, es recomendable clasificarlas y visualizar que tan frecuente las sentimos, una sugerencia sería visualizarlas a partir de las siguientes tablas:
[Clasificación de emociones] y [tabla semanal]
Infografía Platzi Autogestión


Control de emociones:
Puedes poner en práctica técnicas de relajación como el mindfulness(concentración mental plena) o yoga, incluso puedes practicar algún deporte o realizar actividad física que te permita distraerte y liberar las preocupaciones y tensiones. Además, debes aprender a ser consciente del momento, vivir en el ahora para saber como actuar, a pesar de que te encuentre con miedo, ansiedad, ira…

Recuerda que el no saber manejar tus emociones puede desencadenar situaciones como el temor al fracaso, sobrecargas y presiones en el trabajo, afectar tus relaciones y vínculos familiares, laborales y personales, generar cansancio, entre otros.

Siempre puedes tener tu mente abierta para el cambio, para pensar positivo y sacarle provecho en la situación, así sea para aprender de tus errores o solo escuchar y reflexionar sobre cual sería la mejor forma de actuar. Para pensar positivo puedes visualizar o proyectar imágenes agradables para ti, meditar o incluso reconocer tus emociones y automotivarte a reaccionar diferente. También puedes apoyarte en otro, informándoles sobre tu estado, colaborando mutuamente, entre otros.


¿Qué son las habilidades sociales?
habililidades_sociales.jpg
Es un conjunto de capacidades que desarrollamos para comunicarnos con otros y desarrollarnos en sociedad mientras logramos objetivos como compartir lo que sentimos. Su importancia se manifiesta en mejorar las conexiones que tenemos con los demás al comunicarnos y establecer relaciones con ellos.

Dentro de estas, encontramos:
Automotivación: Es la habilidad de buscar motivos de manera autónoma para seguir adelante, se encuentra relacionado con la resiliencia y la fortaleza, es la forma en la que te impulsas para lograr tus objetivos.
Para ello, debes conocerte y aprender sobre lo que verdaderamente te da motivos para seguir adelante, dentro de las cuales se pueden encontrar beneficios que buscas en tus distintos ámbitos de vida (laboral, social, familiar…)
Cuando eres capaz de aplicarla, logras trabajar con más pasión y resiliencia, tienen más iniciativa y te vuelves más seguro para afrontar retos. Esta la llegas a notar en tu fuerza y ánimo para realizar algo, así como tu seguridad en el actuar.

Una teoría muy importante relacionada a la motivación corresponde a la pirámide de Maslow, que categoriza lo que nos motiva de la siguiente manera:

  1. Autorrealización: Crecimiento personal y valores.
  2. Reconocimiento: Aportes a comunidad y conocidos.
  3. Afiliación: Sentido de pertenencia.
  4. Seguridad: Desarrollar un entorno favorable.
  5. Fisiología: Necesidades básicas.

maslow_piramide.jpg
Imagen de xpreiencepills
Escucha activa: Habilidad que permite lograr un comunicación más profunda y efectiva desde el prestar atención al otro, saber a lo que se refiere y significa, además de expresar esa compresión aprovechando el lenguaje verbal y o verbal. Todo esto implica la compresión, análisis de información, el no juzgar y dar un espacio de confianza a la otra persona.
Dentro de sus elementos y características, podemos encontrar:

  1. Asentir, mostrando que estamos prestando atención.
  2. Sonidos de seguimiento, indicando o mostrando apoyo. (Ajá, Uhm…)
  3. Parafrasear, repetir con nuestras palabras.
  4. Resumir, resaltar los puntos importantes de manera breve.
  5. Sonreír, de manera ligera para favorecer la comunicación.
  6. Contacto visual, observar a la otra persona sin ser excesivos.
  7. Apertura corporal, postura abierta que demuestre interés, confianza y seguridad.
    escucha-activa.png

Asertividad: Es la capacidad de expresar y defender mediante argumentos y con respeto a los demás, preocupándose por los sentimientos y creencias de otros. Siempre se busca la comodidad y el respeto de límites.
Algunos ejemplos de una actuar de manera asertiva es dar una opinión sincera y respetuosa, mostrar desacuerdo fundamentado y respetuoso, dar sugerencias, preguntar sin temor, negociar de manera serena y calmada. Todas estas acciones se pueden caracterizar por:

  1. Un punto medio entre actitud pasiva y agresiva, claro para expresarse y hacerse valer sin atacar a otros.
  2. Carencia de intención perjudicial o de ataque, en caso de que sea cometida se manifiesta el perdón y la disculpa.
  3. Separa el sentimiento de la expresión, para verbalizar.
  4. Expresiones desde el yo, punto de vista como se visualiza la situación.

La asertividad también se puede manifestar de forma no verbal al tener una postura adecuada, receptiva y abierta, manejar un tono de voz calmado, amigable y respetuoso, mostrar una gestualidad firme pero relajada, entre otros.
Otras formas de manifestación de la asertividad implican el aprender a decir que NO en el momento que aplica, autogestión a la hora de hablar o presentar ideas, expresando comodidad en el hablar, justificar tras entender la posición de los demás, aplicando la técnica del disco rayado (repetición calmada de una frase evitando la alteración por la insistencia), hablar desde el yo, dar un feedback constructivo y aceptarlo cuando es dado, e incluso, el manejo de la situación, por ejemplo, la descripción del comportamiento, luego del sentimiento y finalmente, incurrir en la acción.
asertividad.jpg
Imagen de abc.com
Otras habilidades sociales: Existen diversas situaciones donde nos vemos expuestos a interactuar con otros, ya sean amigos/familiares o personas desconocidas, por ello es importante considerar los siguientes puntos a la hora de interactuar con otros:

  1. Tener amabilidad y respeto
  2. Siempre saludar
  3. Poder iniciar una conversación
  4. Agradecer
  5. Disculparse
  6. Presentarse
  7. Hacer un cumplido
  8. Pedir permiso
  9. Negociar
  10. Acordar
  11. Expresión de emociones y sentimientos
  12. Hacer bromas (en momentos adecuados)
  13. Formular una petición o queja (con asertividad)
  14. Responder a una petición o queja (con asertividad)

Herramientas para aplicar la IE:
Lenguaje no verbal: La comunicación también incluye a nuestro cuerpo: Los gestos, expresiones, posturas e incluso los atributos de la voz, la cual puede permitir identificar otros rasgos, pensamientos o incluso sentimientos de la persona emisora, y el interpretar estos (e incluso aplicarlos) hace parte de la inteligencia no verbal. Podemos caracterizar los siguientes rasgos:

  1. Hacer contacto visual, para demostrar confianza e interés o incomodidad y duda.
  2. Usar silencios para escuchar al otro y darle a entender que estamos interesados.
  3. Gestionar el espacio, saber cuando es bueno estar cerca y qué distancia es prudente.
  4. Acompañar con gestos, para reforzar el mensaje o ilustrar ideas.
    El lenguaje no verbal posee 6 aspectos:
  5. Gestión del tiempo: Velocidad con la que te mueves (al caminar, hacer gestos o incluso el ritmo del habla), esta energía impacta en la optimización y la comprensión.
  6. Gestión del espacio: La relación entre la distancia de las personas, y cómo esto afecta a la interacción, comunicación y la empatía con el otro.
  7. Contacto físico: Demostrar apoyo mediante el contacto, una palmada o dar la mano, e incluso demostrar confianza y dar un espacio de comodidad, por ejemplo, un abrazo, dependiendo del contexto y de la interacción.
  8. Imagen personal: Implica el cómo estas vestido, los accesorios que llevas, que adiciones empleas (maquillaje, tonos…) que proyectas en otros y que puedes controlar.
  9. Lenguaje corporal: Implica todos los movimientos del cuerpo, desde la cara hasta los pies. La gestualidad afecta la claridad del mensaje y es una forma de apoyarlo, reforzarlo o incluso negarlo.
  10. Voz: Es el vehículo de nuestras palabras, su interpretación se ve influenciada por el volumen, el tono, el ritmo, las pausas y la articulación del mensaje.
    lenguaje-corporal.jpg
    Imagen de psicoactiva.com

Rapport: Es una forma de sintonía con el otro, implicando “seguirle la corriente” de forma no verbal a otro para garantizar confianza, empatía, comodidad… Basándose principalmente en el demostrar seguridad al otro tras la repetición (con retraso) de los gestos y movimientos del otro, así creando mejores vínculos.
Algunos beneficios del rapport son:

  1. Generar mejor feedback
  2. Mejorar las negociaciones
  3. Persuadir y seducir a otras personas
  4. Conectar con personas diversas
  5. Expandir tu red de contactos

El rapport se puede dar de forma no verbal (gestualidad y tono) o verbal (mismos términos y expresiones), pero también existe el anti-rapport, este es usado para evitar el flujo en la comunicación y cortar con la interacción, pero no te sobrepases o llegarás a parecer alguien antipático.
rapport.jpg
Imagen de treasurers.com
Actitud positiva: Una herramienta base para el control de nuestras emociones y tener un mejor panorama, para lograr un cambio en tu actitud debes tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Pensar positivo: Confiar en tus capacidades, decir si a los retos y pensar que las cosas son bonitas, te servirá para comunicarte mejor.
  2. Visualizar mejoras: Ve la situaciones con una perspectiva de que las cosas pueden mejorar, de que hay esperanza.
  3. Se agradecido: Reconoce lo que tienes, posees y eres, agradécelo a la vida misma y a las personas.
  4. Identificar lo negativo: ¿Dónde no has tenido una actitud positiva? Pregúntate a ti mismo y a otros, conócete y busca el punto de partida para mejorar.
  5. Lleva registro: Anota las mejoras diarias, enfócate en lo positivo, mejora tu seguridad y sigue creciendo.
  6. Comparte con otros: Llénate de gente positiva para que te contagies, también puedes contagiar a otros, así no decaerás y mantendrás una buena mentalidad.
  7. Meditación: Ayuda a tu mente practicando actividades que la permitan crecer, así reducirás tu estrés, te enfocarás más y generarás tiempo para ti.

actitud_positiva.jpg
Imagen de blog.naturitas.es
Tener una actitud positiva también te puede ayudar a confiar más en ti, estar enfocado, sentirte agradecido, feliz y satisfecho.
😃 😄 💪
Manejo de conflictos: Siempre hay posibilidad de un conflicto en la comunicación, somos diferentes y no concordamos en todo, es por ello que requieres estar preparado para darle un buen manejo:

  1. Identifica el problema: Da con el origen o terminarás redundando y complicando la situación al tocar otros temas no vinculados directamente.
  2. Analiza las causas: Determina que fue el disparador y la relación que tiene con las partes, sin generar juicios inicialmente.
  3. Decide como actuar: Piensa en base a los anteriores puntos… ¿Qué deberías hacer? Escucha a las partes y demuestra que hay voluntad para buscar un acuerdo mutuo, es decir, aplica la escucha activa, técnicas de empatía y asertividad.
  4. ++ Relativiza:++ Intervén en el conflicto con asertividad y buscando el acuerdo entre las partes.
  5. Soluciona: Busca una justa solución entre las partes donde se negocie y no se vulnere ningún actor del conflicto.

conflictos.jpg
Imagen de noticiasfuerteventura.com


Liderazgo e Inteligencia Emocional:
Estas dos habilidades están relacionadas intrínsecamente, puesto que el clima de trabajo y el rendimiento están directamente relacionadas con las interacciones que se llevan dentro del equipo, así como la gestión y comunicación entre ellos. Para que tu equipo se encuentre motivado y sea productivo puedes seguir los siguientes consejos:

  1. Capta el clima: Se el “termostato” de tu equipo, favorece un ambiente sano y saludable guiado por la comunicación y la integralidad.
  2. Conocer y relacionar: Todos los miembros personas con los mismos derechos y capacidades que tu, por ende, ser cordial y respetuoso favorecerá al equipo. Además, el cultivar lazos y conocerlos permite la prevención de conflictos y un crecimiento grupal.
  3. Atender la diversidad e individualidad: Ninguno es igual al otro, lo que implica que tienen necesidades diferentes entre los miembros, por ello brinda compañía y apoyo a cada miembro.
  4. Motivaciones: Aprende que motiva a los miembros del equipo para así aumentar la productividad y ser capaces de afrontar de mejor manera la dificultad.
  5. Cuidado: Siempre se consciente de las emociones de tu equipo para así proteger su salud emocional. Algunas situaciones que debes evitar en tu equipo es el burnout.
  6. Crecimiento: Un equipo debe enriquecer a los miembros, desde la perspectiva de líder puede ir orientado a la parte emocional, motivacional o transformacional para que los miembros tengan un crecimiento personal y profesional.
  7. Atender los sistemas: Cada persona es un universo que tiene historia, situaciones, motivos… procura conocer el de los miembros.
  8. Gestión de relaciones: Aprende a manejar conflictos y busca un equilibrio en la solución de estos.
  9. Fomenta la cohesión: Construye tu equipo y crea un sentido de pertenencia para tener un mejor trabajo en equipo.
  10. Feedback 360: Da y recibe feedback, considera y reflexiona sobre los comentarios para determinar en que puedes mejorar.
    liderazgo.jpg
    Imagen de emprender-facil.com

Sociograma:
Por último, una herramienta para entender tus relaciones en distintos lugares, ya sea familiar, laboral, social, de amistades…
Este ejercicio consta de los siguientes pasos:

  1. Plasma en una hoja de papel con círculos tus distintas interraciones, estando tu en el centro.
  2. Dibuja flechas que indique la comunicación:¿Es unilateral?¿Bilateral?
  3. Cambia de color y establece que flechas puedes añadir o que acciones puedes tomar para mejorar esas relaciones.

A continuación, se muestra un ejemplo
[Imagen Sociograma Ejemplo]
Ejemplo de waece.org


**¿Ahora qué hago? **
La respuesta es sencilla…
Busca aprender lo aplicado en el curso, por ejemplo, mejorando el ambiente con tu equipo de trabajo, siendo de apoyo para amigos y familiares que lleguen a necesitar a alguien para desahogarse o incluso ayudando a otros para que comprendan la importancia de la inteligencia emocional a nivel personal y profesional.
[Imagen Enseña a otro]


Recursos y links:
Además, aquí te presento otras recomendaciones de cursos:
• Curso recomendado: Curso de Manejo de Emociones para la Productividad y la Organización
• Curso recomendado: Salud y Bienestar en el Mundo Actual
• Curso recomendado: Herramientas Prácticas para la Inteligencia Emocional
• Lectura recomendada: Aprende a fallar rápido
• Lectura recomendada: Nunca pares de hacer amigos


Adicionalmente, en el siguiente link puedes ver mis apuntes en notas de Cornell del curso: Apuntes-InteligenciaEmocional. El formato de las notas pertenece a otro Platzinauta, al que puedes darle un ❤️ aquí.
Finalmente, te agradezco por leer. Si te interesan más resúmenes o apuntes, puedes visitar mi perfil y visitar los que te interesen: Daniel F López
¡Saludos!
😃 😄 👍

Escribe tu comentario
+ 2