29

Mujeres en tech: ¿qué es el techo de cristal y cómo podemos romperlo?

10894Puntos

hace 2 meses

“¿Viste cómo venía vestida a la entrevista? Seguro no va a poder con el puesto”.

“¿Cómo vamos a promoverla a directora? Si ella ya tiene un hijo”.

“Una mujer no tiene el carácter para este puesto”.

Frases como estas, e incluso peores, son las que conforman las paredes y el techo de cristal al que todos los días se enfrentan las mujeres que quieren iniciar en la vida laboral o que buscan impulsar sus carreras.

En pleno Día Internacional de la Mujer, #8M, debemos reconocer que estos obstáculos que parecieran invisibles, existen. Hablamos del techo de cristal, el piso pegajoso, la falta de representación en puestos de toma de decisión, las violencias y también de un prejuicio silencioso y sistemático que impide a las mujeres el poder ascender en sus carreras y desarrollarse en equidad de oportunidades.

Es un hecho, empezar en la vida laboral no es fácil. Y si eres mujer o formas parte de una minoría, puede ser aún más complejo. En la lucha por la igualdad de oportunidades, el feminismo nos recuerda que no existe justificación para discriminar a ningún ser humano y que debemos buscar construir una sociedad más equitativa. De esto puedes aprender mucho más en el **Curso para Entender el Feminismo, el cual estará abierto, sin suscripción, desde el 8 de marzo hasta el viernes 11.

¿Qué es el techo de cristal?

Los sesgos de género, desde el momento en que alguien escribe una oferta laboral, hasta cómo se desenvuelven las personas reclutadoras durante la entrevista, muchas veces las mujeres no tienen oportunidad de demostrar sus capacidades, antes de ser descalificadas por un prejuicio.

Lo más difícil de todo esto es que el prejuicio es invisible y silencioso, algo así como “un pacto”. A esto Marilyn Loden le puso nombre: Techo de cristal. Y esto no pasó recientemente, es más no pasó este siglo. Fue en 1978, en una mesa redonda sobre las aspiraciones de las mujeres, que la consultora acuñó el término. “Las mujeres parecían incapaces de ascender en sus carreras más allá de los primeros peldaños de una gerencia media. Argumenté que el ‘techo invisible de cristal’, las barreras contra el ascenso culturales y no personales, era lo que obstruía las aspiraciones y oportunidades profesionales de las mujeres”, dijo a la BBC.

¿Lo más preocupante? Esto sigue vigente. De entrada, el inicio no es parejo, a esto se le llama “piso pegajoso”: porque al “despegar”en la vida laboral las mujeres se enfrentan a que solo 50% de las mujeres en edad productiva encontrarán un trabajo remunerado; además, según la OIT, ganarán, en promedio, 17% menos que los hombres en puestos iguales; y tendrán que hacer su trabajo, a la par que dedican 5 veces más tiempo al trabajo en el hogar, identificado también como trabajo de cuidado, el cual no es remunerado.

Hablemos del precipicio de cristal

precipicio cristal.jpg

Aquellas que a pesar de todo esto logran impulsar sus carreras, son pocas. Según LinkedIn, solamente 1 de cada 10 mujeres logra ocupar un puesto de liderazgo y muchas veces bajo condiciones en las que un error de decisión puede tener consecuencias fatales. A esto se le conoce como el precipicio de cristal. Esto se refiere al contexto en el cual las mujeres alcanzan puestos directivos.

Así, las mujeres líderes reciben una compañía en una situación insostenible, según destaca una investigación de 2011, realizada por las investigadoras Susanne Bruckmüller y Nyla R. Branscombe. “Esto crea una profecía autocumplida dañina que apunta a que las mujeres no son aptas para puestos de liderazgo”, explicó Whawell en su artículo.

Para ejemplo, hablemos de Marissa Mayer. Ella es ingeniera informática y en 2012 llegó a Yahoo como Directora Ejecutiva de la empresa, la cual recibió tras años de administraciones fallidas, adquisiciones cuestionables, falta de dirección y de propósito. Las posibilidades de revertir esto eran casi nulas, seguramente ella hizo su mayor esfuerzo, pero ¿realmente había forma de salvar a Yahoo? Los medios especializados piensan que no y esto no tuvo nada que ver con que ella fuera una mujer.

En Platzi queremos que rompas el cristal…

Aunque no es fácil, para lograrlo necesitamos más mujeres en tecnología, educación en la equidad, no solo desde casa, también en las empresas, políticas de trabajo flexible, procesos de reclutamiento sin sesgos y promover la paridad de género en puestos de toma de decisión.

ONU Mujeres reporta que aún falta mayor representación de las mujeres en las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en América Latina y el Caribe y este es el momento en que debemos empezar a cambiar la estadística. En Platzi ya estamos trabajando en ello y queremos más mujeres en tecnología.

💡 “No podemos cambiar aquello de lo que no somos conscientes, y una vez que somos conscientes, no podemos evitar cambiarlo” Sheryl Sandberg, en Lean In: Women, Work, and the Will to Lead.

Según datos internos sobre el aprendizaje de las mujeres en Platzi, de enero de 2021 al presente, la participación de las mujeres que aprenden habilidades en tecnología ha aumentado 156%. Sin embargo, aún hay una enorme brecha que cerrar, pues de las personas que estudian tecnología, únicamente el 17% son mujeres.

Las 5 Escuelas de Platzi preferidas por las mujeres son:

  1. Escuela de Programación y Desarrollo de Software.
  2. Escuela de Habilidades Blandas.
  3. Escuela de Desarrollo Web.
  4. Escuela de Marketing Digital.
  5. Escuela de Publicidad Digital.

En Platzi también hemos generado espacios de discusión, apoyo y networking para mujeres como las sesiones #EllaSeEducaSola; el podcast La EME, en donde entrevistamos a mujeres destacadas de diversos campos; y, distintas convocatorias de becas como estas, estas otras o las que dimos a las 500 mujeres que destacaron en la edición de octubre 2021 de PlatziDay.

A estos esfuerzos, el próximo 24 de marzo se suma el evento remoto Yes, You Can, destinado a mujeres que quieran crecer profesionalmente en Desarrollo de Software, quienes podrán vivir la experiencia de Platzi Master condensada durante un día.

En Yes, You Can, Mariangélica Useche, Diana Martinez y Nazly Santos, quienes fueron #platzinautas y hoy son parte del team, encabezarán sesiones de live coding con diferentes enfoques: Frontend, Backend y Data. Además, contaremos con espacios de networking y tiempo para compartir experiencias, retos y aprendizajes. Para asistir al evento solo necesitas registrarle en este formulario.

Si llegaste hasta aquí y eres hombre, ayúdanos a compartir este contenido para que más mujeres se acerquen a la Industria Tech y así rompamos el techo de cristal. Si eres mujer no olvides registrarte aquí y acompañarnos en Yes, You Can, porque en Platzi sabemos que puedes alcanzar todas tus metas y queremos transformar el futuro con Educación Profesional Efectiva.

Paulina
Paulina
PauDelgado

10894Puntos

hace 2 meses

Todas sus entradas
Escribe tu comentario
+ 2
Ordenar por:
8

Me encantó el blog. Todo el día me la he pasado en Linkedin leyendo artículos sobre la brecha laboral que hay en el sector femenino. Me ha expandido la mente, y me anima a saber que todos estamos luchando para mejorar el sector laboral donde estamos. Voy a animar a mi hermana menor (12 años) a estudiar tech, ojala le guste jeje
Una vez más, felicito a la autora por el blog

6
20Puntos

Excelente post, me motivo mucho y ya registre en Yes, You Can. Gracias

1
41336Puntos
2 meses

Que genial! encantadas de tenerte por aca 💚

3
22960Puntos

Me gusto el post, ya me inscribí al evento Yes, You can. Gracias por bridarnos estas oportunidades.

1
41336Puntos
2 meses

Uff buenísimo que te animaste a inscribirte 💚

3

Registrada en Yes, You Can ❤️ Animo a todas a sumarse! ❤️

1
41336Puntos
2 meses

💚 me da una felicidad ver que se inscriban en el Yes, you can!

2
24672Puntos

Super gracias por tan bonitas e inspiradoras iniciativas en tan bellas palabras… Nos vemos allá… ❤️

1
12625Puntos

Excelente post. El posicionamiento de la mujer en los cargos gerenciales ha ido mejorando progresivamente, aunque no tan rápido como muchos lo desean, en virtud de la cantidad de obstáculos y prejuicios que aún persisten en la sociedad. En Latinoamérica tiene mayor notoriedad la brecha entre hombre y mujeres. A veces pienso que la misma mujer tiene su grado de responsabilidad, porque considero que la mujer latinoamericana tiene un grado de “machismo” oculto. A menudo escucho a mujeres emitir opiniones negativas cuando se refieren a la capacidad de otra mujer para liderar cargos de alta gerencia, no sé si a ustedes le has sucedido.